viernes, 7 de agosto de 2015

El truco de la semana: Cómo congelar el agua al instante como si fuera “magia” [Vídeo]

Como todos ya sabren, el agua necesita estar a menos de 0ºC para acabar congelándose, ¿verdad? Otra opción es entrar en el universo de Frozen y con un leve toquecito convertir lo que queramos en puro hielo. Pero por el momento vamos a recurrir a métodos más mundanos (y no menos impresionantes) para dejar boquieabierto a más de uno. De hecho, les recomiendo probar este “truco” frente a vuestras amistades este verano.


Convertir el agua en hielo al instante es posible


En primer lugar, tenemos que echar mano del vídeo que verán a continuación, y luego viene la explicación de la “proeza” (no, no es brujería):




De hecho, aunque parezca que sí, no hay truco más allá de la ciencia en el vídeo. No nos están engañando, pues convertir el agua de una botella en hielo con un golpe es posible, aunque hay que seguir una serie de instrucciones previas como ya han visto.

Para empezar, debemos saber como se crea el hielo. Esto se consigue cuando las moléculas de agua se juntan alrededor de un núcleo en un proceso llamado cristalización. Esto en el agua natural es fácil porque está llena de impurezas que pueden servir de núcleo y dar lugar a la cristalización, pero el agua purificada no tiene tales impurezas, por lo que necesitamos hasta -40 ºC para sobreenfriarla. Pero no se preocupen, pues en nuestra casa no necesitaremos tal temperatura, sino que nos bastará con poder enfriar a -24 ºC, cosa que se consigue con cualquier congelador común si ponemos una botella de agua durante un tiempo aproximado de 3 horas (depende del congelador, puede ser más o menos tiempo).

Una vez tenemos el agua sobreenfriada (que no congelada), el golpe a la botella genera una leve cantidad de energía que junta las moléculas del líquido elemento y da lugar a la formación de los cristales de hielo, los cuales formarán una reacción en cadena por toda la botella. Ojo al sacar la botella del congelador, pues cualquier golpe brusco da lugar a la reacción.

Finalmente, las otras reacciones mostradas en el vídeo tienen la misma explicación. Verter ese agua sobreenfriada en una taza con cubitos da lugar a hielo granizado porque el agua va golpeando los núcleos de los cubitos de igual forma que se golpearían las moléculas entre si dentro de la botella. Por otra parte, dejar caer un cubito de hielo sobre un vaso sobre esta agua sobreenfriada da lugar al mismo proceso, pues ahí el agua tiene un núcleo de cristalización para empezar el proceso (el del cubito de hielo). Cuidado, pues poner un cubito de hielo sobre agua a temperatura ambiental no daría el mismo resultado, obviamente.


Ahora ya podrán sorprender a sus amigos con este sencillo truco, ¡esperamos que nos cuenten las reacciones!

Fuente: Omicrono
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...