martes, 1 de diciembre de 2015

¿Cómo preparar un buen café?


La mayoría de colombianos toma al menos un buen café en la mañana. Siendo así, es importante conocer las claves para prepararlo.

No quedan muchas dudas respecto a qué tanto nos gusta el café en Colombia. Bucaramanga no es la excepción.

Un cafecito al menos una vez al día es un ritual que realizan el 86% de los colombianos, según la coordinadora ejecutiva del programa Toma Café, Ana María Sierra.

Según el Programa de Promoción de Consumo de Café de Colombia, el tinto y el café con leche son la bebida reina en los hogares colombianos, y al momento de realizar nuevas preparaciones, el 20% de personas eligen bebidas como el capuchino.




Por su parte, Sierra añade que el delicioso capuchino se ha ganado el corazón de quienes no son fanáticos del café solo. Esta mezcla entre expreso y leche espumosa es una de las bebidas que mayor aceptación ha recibido.

Es por esto que una buena técnica a la hora de preparar el café no solo le permitirá disfrutar con mayor sabor de ese ritual divertido y lleno de energía, sino que lo hará quedar como un príncipe o princesa con los invitados a una tarde divertida de charla y juegos en esta temporada.

1. Escoger el café


El chef Francisco Prado, capitán del Reto Oster 2015, señala que el primer paso para preparar un buen café es escoger adecuadamente el producto “y saber que ha tenido un buen manejo y un buen tostado, además de estar fresco y conservar su aroma”. En Colombia se acostumbra a comprar la bolsa de café, en su mayoría, así que es conveniente saber que hay que evitar guardarlo en lugares donde reciba demasiada luz, calor y humedad. Para mantenerlo fresco, se debe conservar dentro de un envase hermético y a temperatura ambiente. Puede guardarlo hasta por una semana. Una vez abierto, consumirlo en 7 días, máximo.

2. El agua y la preparación


Si es posible, lo mejor es utilizar agua que ya ha sido depurada o hervida previamente, ya que no solo se obtendrá un mejor café, sino que dañará menos la cafetera. El agua no debe hervir y la taza tiene que estar un poco caliente antes de verter el café. Lo mejor es prepararlo en el momento en que se va a beber. El café expreso, uno de los más consumidos por los ejecutivos, requiere que la cafetera sea preferiblemente manual para mantener todas las propiedades aromáticas del café. La temperatura del agua de 94 a 96º C es la ideal.

3. Poner a punto la cafetera


El siguiente paso es poner a punto la máquina. Si se trata de una cafetera simple, entonces es importante limpiarla para eliminar residuos viejos de café. El chef Francisco Pardo explica que no se debe limpiar el filtro solo al final del día, sino que debe hacerse entre café y café, haciendo que pase agua hasta que se vea que ya no hay residuos dentro. La temperatura adecuada es de 90 grados.

4. La leche y servirlo


Otros tipos de café que se han ganado el cariño del adulto joven contemporáneo es el café cortado y el capuchino. El café cortado es un café expreso normal con una tercera parte -como máximo- de leche caliente bien espumosa. Algunos agregan antes un chorrito de leche fría y después una cuarta parte de leche caliente espumosa. Lo ideal es calentar la leche para que se trasforme en una espuma densa. Por su parte, el capuchino se prepara haciendo primero un expreso tradicional y agregándole luego un máximo de dos veces de leche calentada con espuma. Las proporciones son: 1/3 de café expreso, 1/3 de leche y 1/3 de espuma. A la hora de servir el café es preferible utilizar tazas cónicas.

BELKYS PAOLA ESTEBAN C.

Fuente: Vanguardia - Colombia
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...