lunes, 2 de mayo de 2016

Agarra dato: Gastronomía + erotismo = Amor del bueno

Abusar de drogas, alcohol, cigarrillo, café y sustancias como glutamato monosódico, presente en pepitos, doritos y diferentes snacks; así como colorantes artificiales, puede traer problemas a la hora de la sexualidad. En sexología existe un desorden conocido como “rechazo sexual por repelentes”. Existen 10 categorías que cuando no son atendidas, pueden hacer que la pareja se aleje. Algunas están ligadas a malos hábitos alimenticios
Cuando se habla de gastronomía erótica, normalmente se refiere al servicio que presta un chef que va a la casa, prepara una comida erótica y luego se marcha, con la finalidad que la pareja culmine la faena; acción que nada tiene que ver con la propuesta de gastronomía erótica que presenta el psicólogo y sexólogo Alfonso Amaya.

Cuando se habla de gastronomía erótica
 Gráficas: Referencial

De acuerdo al especialista, la gastronomía erótica abarca los aspectos psicológicos y físicos que hacen del acto gastronómico y culinario, un evento erótico.

“Existe una mezcla entre lo hedónico, -el placer que causa la comida- y el erotismo que pueden mezclarse. La mesa se puede convertir en cama y la cama en mesa. También es posible convertir el cuerpo de la pareja en una mesa y comer sobre ella. Cuando hablo de gastronomía erótica, me refiero a trabajar en un concepto más amplio de lo que ya han dicho algunos autores”, precisó Amaya.


Según el experto en sexología, existen elementos del comportamiento que pueden hacer que el erotismo y la sexualidad sean más efectivos en algunas personas, y estos tienen que ver con los aspectos psicológicos del ser humano y un estilo de vida afrodisíaco.

“Lo que maneja la parte psicológica es el estilo de vida afrodisíaco, versus el estilo de vida anafrodisíaco, detalló el psicólogo.

El afrodisíaco más cumplidor


El estilo de vida afrodisíaco está marcado por algunos comportamientos; como hacer ejercicios, comer ciertos elementos nutricionales y evitar elementos tóxicos para conseguir que la respuesta sexual sea efectiva en todas las fases –deseo, excitación, orgasmo, resolución y satisfacción sexual-, explicó Alfonso Amaya.

Por otra parte, también se tiene el estilo de vida anafrodisíaco, el cual tiene que ver con formas de vida que hacen que la respuesta sexual no sea óptima o que exista una repelencia sexual.

“Lo que propongo es incentivar un estilo de vida afrodisíaco y minimizar la vida anafrodisíaca. Aquí empieza a formar parte la teoría y práctica de los autores de gastronomía erótica. Viendo el hecho gastronómico desde el cultivo, selección, preparación de alimentos, sobremesa para luego llevar todo esto a la cama, a quemar calorías”.

Amaya, dentro de sus conocimientos y repertorio sexológico, pone de manifiesto una propuesta que incluye el empleo de la expresión sexual y posiciones ancestrales promovidas por las distintas filosofías del “Feng Shui” o “Tao del Amor y el Sexo”, dentro de la gastronomía erótica.

Unir los elementos de la presencia sexual y erótica de la pareja, logra que se concatene una experiencia gastronómica. “Sentir y no pensar…no sentir de emociones solamente, sentir de sensaciones, de placer, que estés completamente conectado. Dar y recibir placer”, puntualizó el experto.

Los sabores del amor


Amaya reedita el popular adagio que reza: “el amor entra por la cocina”, y su versión ampliada, señala que… puede continuar allí.

“Lo que propongo es inédito porque se trata de reunir todos los elementos que se han descubierto de la intimidad sexual junto con todos los elementos que se han descubierto de la gastronomía erótica y fusionarlos”.

Destacó el sexólogo que busca más allá de lo académico, brindar una experiencia erótica desde la comida. Ver la cocina como centro gastronómico y de arte culinario. “Lo mío es descubrir cómo ciertas sustancias contribuyen a aumentar el erotismo, mientras que otras lo disminuyen”.

La gastronomía erótica toca algunos elementos que pueden hacer que el semen o flujo vaginal sea más apropiado para cuando se practica sexo oral y esto ha sido demostrado científicamente, señaló.

Resaltó que para llegar a este tipo de prácticas - cunnilingus y felatio- debe existir un alto nivel de confianza entre la pareja para minimizar los riesgos de Infección de Transmisión Sexual, -ITS-.

“Puede haber alimentos que hagan el flujo vaginal o el semen agrio, dulce, amargo o neutro. Hay otros alimentos que promueven esto. También existen alimentos que hacen que la vulva tenga olor desagradable y genere una repelencia sexual”, comentó.

“En Venezuela, la tierra del cacao, hay que descubrir la forma de ligar el erotismo con los elementos que contiene el chocolate. Que en porciones moderadas es un estimulante de la respuesta sexual”, dijo Alfonso Amaya.

Tendencia


El “nyotaimori”, es una tendencia erótica de la gastronomía japonesa. Llevada al arte culinario, se refiere al hecho de servir la comida encima del cuerpo de la mujer u hombre desnudos, que cumplen la función de la bandeja. 

Rosalinda Hernández C..-

Fuente: Diario de los Andes
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...