miércoles, 15 de junio de 2016

Cómo hacer virutas de chocolate

La adición de estas virutas a un postre aporta un toque de elegancia y profesionalidad. Además, son deliciosas y se funden en la boca.

virutas de chocolate

Realización

Fundir el chocolate


Pique el chocolate con un cuchillo grande o en una picadora eléctrica y échelo en un cuenco resistente al calor. Colçoque el cuenco sobre un cazo con agua (baño María) y caliéntelo a fuego medio. Cuando el chocolate empiece a fundirse, baje el fuego al mínimo y remueva lentamente hasta que el chocolate esté completamente fundido. Retire el cuenco.

Paso 1: verter una preparación sobre la otraPaso 1: verter una preparación sobre la otra

Paso 1: verter una preparación sobre la otraPaso 1: verter una preparación sobre la otra

Extender el chocolate en una capa muy delgada


Vuelque el chocolate fundido sobre una superficie lisa y llana (la bandeja del horno al revés es apta) y extiéndalo en una capa muy delgada con una espátula o con la parte anterior de la hoja de un cuchillo (esto es, con la parte que no corta). Espere que se entibie.

Paso 2: Cortar la preparación por el medio y mezclar desde abajo hacia arribaPaso 3: use la preparación lo antes posible

 

Hacer las virutas


Cuando el chocolate esté solidificado -pero no completamente frío- proceda a hacer las virutas (si lo dejáramos enfriar por completo el chocolate estaría demasiado duro y se quebraía al intentar hacer las virutas). Para ello, lo mejor es emplear un cortaquesos o un cuchillo pelador. Simplemente deslice el cortaquesos o el cuchillo pelador sobre el chocolate para que se rice y se haga así la viruta. Variando los ángulos y la presión conseguirá diferentes resultados. Si emplea un cuchillo de cocina normal, habrá de colocarlo sobre el chocolate en un ángulo de 45 º aproximadamente y empujarlo hacia adelante con firmeza. Esta última forma requiere un poco de práctica.

Paso 3: use la preparación lo antes posiblePaso 3: use la preparación lo antes posible

Consejos


  • Evite manipular las virutas con las manos, ya que el calor corporal las derrite en unos pocos segundos. Use un utensilio plano para recogerlas de la bandeja y depositarlas sobre el postre a decorar o en un recipiente.
  • Lo ideal es colocar las virutas sobre el postre a medida que las vaya haciendo para evitar manipularlas en exceso.
  • Si la temperatura ambiente es cálida, refrigere las virutas según las realice.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...