jueves, 21 de julio de 2016

¿Cómo elegir un gran vino?

Normalmente cuando pensamos en un gran vino tendemos a pensar en un vino de gran precio y prestigio. Ese vino es el que todos deseamos probar pero sólo estará al alcance de unos pocos. Te invito a descubrir tu gran vino.

(Foto Internet)



Un gran vino debe ser balanceado, ningún componente debe sobresalir del resto. Para mi los vinos son como una mesa, si una de las patas es más corta o más larga que las otras, molesta y provoca desbalance en la boca.

En el vino blanco interactúan: la acidez, el alcohol y el nivel de azúcar residual

En el vino tinto interactúan: la acidez, el alcohol, los taninos y el nivel de azúcar residual.

El azúcar de la uva y los ácidos están en la pulpa de la uva y los taninos están en la piel y en la semilla.



Es importante saber que en todos los vinos quedan un porcentaje de azúcar de la uva que no se pudo o no se quiso fermentar. Normalmente, rondan entre 1 y 3 gramos por litro.

Cuando un vino entra en la boca, primero sentimos el dulzor en la punta de la lengua. Éste puede provenir del azúcar residual o del alcohol en el vino, luego podemos sentir el peso y por ende, comprender la estructural del vino que junto con la acidez te dan un medio de boca interesante.
Para disfrutar un gran vino se necesita primero reconocer tu paladar. Pregúntate: ¿Qué te gusta?, ¿Qué es lo que más disfrutas?, ¿Cuál es tu comida favorita?

El paladar de una persona es el mismo tanto como para elegir la comida o el vino.

Por lo tanto, si no te gusta el café amargo, ni el chocolate amargo, por ejemplo, deberías buscar vinos más redondos en boca con menor estructura. Ya que la estructura la proveen los taninos y éstos suelen percibirse como son amargos.

En el caso que seas de los que disfrutan de una buena ensalada aderezada con limón o con vinagre, te gustan los postres con juego de dulce y ácido como es puede ser un lemon pie, entonces quizás debas elegir un vino blanco fresco, estilo sauvignon blanc o chardonnay sin madera. 



Para los amantes de lo dulce, por suerte, existen los vinos de cosecha tardía y los passito (vinos elaborados con uva parcialmente pasificada). Aquí encontrarán dulzura y en el mejor de los casos también encontrarán acidez que lo hará más bebible. 

La acidez debe estar equilibrada por la dulzura, ya que cuando se busca beber un vino, no se busca beber una jalea.

En definitiva, el gran vino, es un vino elaborado principalmente sin defectos. Es decir que no está avinagrado, ni oxidado (marrón) en el caso que no sea un vino especial ni presenta ningún aroma extraño. Luego, además debe contar con atributos que demuestren su balance en los distintos paladares.

Es sabido que el vino más rico es el que más te gusta. Para elegirlo se requiere tomar algunos riesgos y probar más vinos para encontrar quizás dos o tres grandes vinos y así pedirlos en un restaurante o usarlos de referencia para encontrar tu estilo en una nueva marca.

El gran vino es el que te identifica, el vino que es más que un vino en tu copa. El que compartirías con algún amigo en un gran momento.

María Laura Ortiz
info@winifera.com
TW @Winifera_ar

Fuente: mdzol 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...