sábado, 13 de agosto de 2016

Carlos García dice presente en el RefettoRio Gastromotiva

Carlos García, chef del restaurante Alto, se une a la brigada de cocineros que participan en RefettoRio Gastromotiva, la propuesta de cocina comunitaria creada por Food for Soul (organización no lucrativa fundada por el chef Massimo Bottura) en alianza con Gastromotiva (asociación establecida por el chef David Hertz) que funcionará en Río de Janeiro durante las Olimpiadas 2016.


Alentar a las comunidades en la lucha contra el despilfarro de alimentos y fomentar la inclusión social a través del poder transformador de la gastronomía son las razones que unen a 50 chefs internacionales, incluyendo a García y a Zamir Zambrano -jefe de cocina de Alto- para ofrecer platos gustosos y dignos a personas de bajos recursos de la localidad de Lapa, en la ciudad brasilera.

García, junto a Andoni Luis Aduriz, Andrea Berton, Mauro Colagreco, Alain Ducasse, Rodolfo Guzmán, Leonor Espinosa, Francis Mallmann, Virgilio Martínez, Pía León, Davide Oldani, Elena Reygadas, Joan Roca, Kamilla Seidler, Mitsuharu Tsumura, Alex Atala, entre otros, se turnarán cada día a fin de elaborar un menú para 108 comensales, con los excedentes alimentarios de las empresas de catering encargadas de las comidas en la Villa Olímpica.

Una vez más, el reconocido chef venezolano se suma a una actividad comprometida con la solidaridad y participa en un evento gastronómico internacional de contenido social, haciendo equipo con las figuras más relevantes de la alta cocina mundial. Recordemos que el año pasado, durante la Expo Milano 2015, García fue uno de los cocineros que colaboró con el Refettorio Ambrosiano, semilla del proyecto Food for Soul, liderado por Massimo Bottura

Una suma de voluntades para hacer el bien


El RefettoRio Gastronomotiva conjugó aportes y esfuerzos de personas e instituciones de diversos sectores quienes no dudaron en apoyar esta iniciativa marcada por la sensibilidad social. La sede del RefettoRio, ubicada en Rua de Lapa, fue construida en un local cedido por la municipalidad de Río de Janeiro. Remodelado hace dos meses, este comedor para personas de bajos recursos cuenta con obras de arte donadas por creadores brasileros: Una recreación con chocolate de ‘La última cena’ realizada por Vik Muniz, quien también fungió como curador, y una pieza en gran formato del artista Pas Schaefer. Los muebles fueron diseñados por los célebres hermanos Campana, y la iluminación estuvo a cargo del afamado Maneco Quinderé.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...