sábado, 3 de septiembre de 2016

Florencia, en guerra contra la hamburguesa

El proyecto de abrir el mayor restaurante McDonald’s del mundo junto a la catedral de la ciudad toscana ha sido paralizado por las protestas ciudadanas

McDonald’s se ha empeñado en abrir un restaurante en la exclusiva plaza de la catedral de Florencia, pero la hamburguesa, las patatas fritas y el pollo crujiente no son bien acogidos a la sombra de la célebre cúpula construida en el siglo XV por Filippo Brunelleschi, obra maestra del Renacimiento. Los florentinos están muy preocupados porque su centro histórico pierde su identidad cada día, al verse invadido por establecimientos de comida rápida o minimercados, gestionados a menudo por inmigrantes asiáticos.

ÁNGEL GÓMEZ FUENTES - @agfuentes1 Corresponsal En Roma

El coloso americano de comida rápida tenía todo listo para inaugurar su restaurante a pocos pasos de la catedral, reconocida como Patrimonio de la Humanidad. Con tal de abrir en uno de los lugares más prestigiosos y visitados del mundo, en el corazón del Renacimiento, McDonald’s mostró su disposición a cambiar su formato tradicional: no sería un fast food al uso, sino un restaurante con servicio de camareros en las mesas, decoración de calidad, una librería y un menú con el 50 por ciento de productos toscanos. Y una revisión de dos millones de clientes al año. Sin embargo, los florentinos han dicho que ni por esas: «Digamos no, pongamos finalmente un dique a la banalización del comercio», invoca en Facebook un grupo anti hamburguesa que en pocas horas reunió 16.000 inscritos. Sobre un diseño de la catedral, con la cúpula coronada por una hamburguesa, se escribe: «No al McDonald’s en la plaza del Duomo y al deterioro del centro»; al lado, en una foto de la catedral de Santa Maria del Fiore (de la Flor) se ha sobrepuesto el logotipo amarillo y rojo de McDonald’s, tachado con una X bajo un «NO».


La firma americana ha puesto el grito en el cielo, pues creía tener la aprobación tácita del Ayuntamiento, con cuyas autoridades mantuvo largas negociaciones. Pero ante la protesta popular el alcalde, Dario Nardella, profesor universitario y amigo del primer ministro, Matteo Renzi, se muestra también contrario: «Me opongo a la apertura de un McDonald’s en la plaza de la catedral. No es coherente con nuestra batalla contra el fast food y minimercados para tutelar la tradición y la identidad de la ciudad. Los alcaldes tienen desde hace algunos años las manos atadas a causa de las leyes sobre liberalizaciones, las cuales permiten con mucha facilidad la apertura de nuevas tiendas. Haremos todo lo posible por evitar esta apertura», ha manifestado el regidor, quien espera que el Gobierno apruebe este mismo verano una ley para proteger los centros históricos de las ciudades como Florencia. El consejero delegado de McDonald’s Italia, Roberto Masi, no se rinde: «Haremos todo lo posible, incluso por vía legal, para abrir nuestro mejor restaurante del mundo en la plaza de la catedral».

La batalla de Florencia recuerda la que se produjo hace treinta años en la plaza de España de Roma, donde McDonald’s abrió su local más grande del mundo, con 450 puestos, junto a palacios de Bernini y Borromini, maestros del Barroco. Hubo sonoras protestas, pero al final los italianos, acostumbrados a las invasiones, también digirieron el «Mc» de la plaza de España. Esta vez todo parece indicar que McDonald’s tendrá que rendirse ante la resistencia florentina.

Fuente: ABC
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...