jueves, 12 de enero de 2017

El norte de Tenerife a través de sus #vinos #España 🍷

La Isla cuenta con una amplia variedad de caldos, algunos de ellos incluso han

sido galardonados con premios internacionales

Entre los siglos XVI y XIX, Tenerife fue uno de los mayores exportadores de vinos, sobre todo a Inglaterra, donde eran y siguen siendo muy apreciados. El prestigio que alcanzaron fue tal que autores tan conocidos como Shakespeare los mencionaron en sus obras.


Tenerife cuenta con cinco denominaciones de origen atribuídas que garantizan la calidad de sus vinos. Estas denominaciones se distribuyen según diferentes aáeas de cultivo de la isla, que debido a las características climáticas de cada zona proporcionan productos singulares y únicos. El norte de la Isla cuenta con una amplia variedad de caldos que han calado no solo en los tinerfeños sino también en los visitantes, siendo galardonados algunos de ellos con premios internacionales.

Como si de un tesoro se tratase, Tegueste tiene la particularidad de encontrarse completamente rodeado por el municipio de San Cristóbal de La Laguna. En esta tierra de vides, cuenta la historia que fueron los monjes Agustinos y Franciscanos asentados en la Villa quienes impulsaron el cultivo de la vid con el fin de cubrir sus necesidades durante la eucaristía. Con los siglos Tegueste ha ido configurando su propia identidad, produciendo unos tintos suaves y delicados para beber en cualquier época del año, y unos blancos aromáticos, frescos y complejos. Es indispensable la visita al Mercadillo del Agricultor y Artesano de la Villa de Tegueste, un pedacito de la nueva cultura agraria donde puedes tratar directamente con los productores y adquirir tanto sus preciados vinos como sus ricos productos artesanales.

Desde Tegueste tomamos la carretera TF-16 para dirigirnos a Valle Guerra. En este pueblo lagunero se encuentra la Casa de Carta, museo antropológico de la Isla. Por toda esta zona encontrarás bodegas y "guachinches", donde podrás degustar el mejor "vino del país", elaborado de manera tradicional por los campesinos.

A pocos minutos en coche se encuentra Tacoronte. Este pueblo concentra gran parte de la actividad comercial de la zona, y se podría decir que casi está rodeado de vides. La tradición del vino es tal, que esta zona atesora una de las cinco denominaciones de origen que hay en Tenerife: Tacoronte-Acentejo. Los vinos que aquí se elaboran han hecho las delicias de los paladares más exigentes, y reciben premios allá por donde van. Te recomendamos que te lleves a casa una botella de cualquiera de sus caldos. No te vayas sin visitar La Plaza del Cristo de Tacoronte y el resto de su conjunto histórico.

En El Sauzal, bello pueblo que se levanta en un imponente acantilado, se encuentra la Casa Museo Insular de la Vid y el Vino, un auténtico museo vinícola que guarda caldos de reconocido prestigio. A los apasionados del vino les recomendamos que la visiten. Encontrarás unos blancos aromáticos y divertidos y unos tintos maduros y de gran reputación.

También en El Sauzal se encuentra la Casa de la Miel. En ella podrás conocer el proceso de extracción y elaboración de las ricas mieles que se producen en la Isla. La rica flora de Tenerife le ha permitido crear mieles de sabores originales y muy sabrosos que no encontrarás en ninguna otra parte del mundo. Tras una buena copa de vino y una cucharada de miel te recomendamos que te des una vuelta por el centro del pueblo: es uno de los más vistosos de la Isla.

La Matanza y La Victoria se encuentran muy cerca, en la zona de Acentejo, y sus nombres evocan las batallas que libraron los guanches y los conquistadores españoles a finales del siglo XV. Continuando la misma carretera llegamos a Santa Úrsula, municipio de arraigadas costumbres, sabrosa gastronomía y distinguidos vinos que puedes consumir en sus bodegas o restaurantes repartidos por todo el municipio.

Fuente: La Opinión
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...