lunes, 13 de febrero de 2017

Comer un huevo diario reduce el riesgo de ictus 🍳

Un meta-analisis sobre los estudios científicos realizados para conocer la relación entre el consumo de huevos con el riesgo de accidente cerebrovascular y la enfermedad coronaria, concluye que el consumo de un huevo al día no se asocia con la enfermedad de las arterias coronarias causada por el colesterol, pero además, afirma que reduce el riesgo de ictus hasta en un 12%.

Según los resultados de un meta-análisis realizado por el Instituto EpidStat de Michigan (Estados Unidos), instituto que se dedica a la evaluación crítica de cuestiones científicas proporcionando enfoques para la resolución de problemas, y que lleva a cabo todo tipo de análisis de datos, preparación de artículos científicos y meta-análisis, entre otras cosas, comer un huevo diario reduce el riesgo de ictus hasta en un 12% y no se asocia con la enfermedad de las arterias coronarias causada por el colesterol.



La posible relación entre el colesterol que aporta la dieta y sus efectos cardíacos ha sido examinada durante años, sin embargo, las últimas revisiones de la literatura científica han sugerido que el colesterol dietético no es un nutriente que suponga una preocupación. Por esta razón se llevó a cabo un meta-análisis sobre la ingesta de huevos, alimento importante en la contribución del colesterol en la dieta, y el riesgo de enfermedad cardiaca coronaria y accidente cerebrovascular.

Se evaluaron los estudios realizados entre el año 1982 y el año 2015, estos estudios comprendían la evaluación de la relación entre la ingesta de huevos y el riesgo de accidente cerebrovascular en 308.000 personas, y la ingesta de huevos y la enfermedad coronaria en 276.000 personas. Todos estos estudios se habían realizado en países como Estados Unidos, Australia, Reino Unido, Japón y España, y tuvieron un periodo de seguimiento de entre 6 y 26 años.

En este meta-análisis se comparó el efecto de la ingesta de dos huevos semanales con la ingesta de un huevo diario, los datos obtenidos apuntaron que no existía ninguna asociación con enfermedades del corazón por comer un huevo diario, sin embargo, se constató la reducción de un 12% en el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular. Un ictus se puede producir por tener la presión arterial elevada, por el sedentarismo, por el abuso de las grasas hidrogenadas, `por abusar del alcohol, etc., son muchos los factores que predisponen a sufrir un accidente cerebrovascular.

Como ya hemos comentado anteriormente en Gastronomía & Cía, el huevo es un alimento que debe estar presente en la dieta de cualquier persona y a cualquier edad, siempre que no tenga contraindicaciones para comerlo, es un alimento muy rico nutricionalmente y accesible para todo el mundo. Es una buena fuente de proteínas, ácido fólico, yodo, vitaminas A, D, B2 y B12, contiene zeaxantina y luteína entre otros nutrientes. La nota negativa es que contiene alrededor de 186 mg de colesterol, este ha sido el tema de controversia durante décadas, y para garantizar la salud cardíaca se ha limitado la ingesta de huevos durante muchos años.


Los expertos explican que a día de hoy esta controversia y el debate se mantienen debido a la cantidad de colesterol que tiene el huevo y al papel que tiene el colesterol de la dieta sobre los resultados cardiovasculares. Sin embargo, cada vez hay más expertos que comentan que no debería haber ninguna restricción de colesterol a través de una dieta sana y equilibrada, hablando de los huevos, afirman que es una buena fuente, y asequible, de proteínas, ácidos grasos esenciales, antioxidantes, vitaminas, minerales, etc. Por tanto, se considera que es necesario replantear, en algunos casos, la recomendación sobre el consumo de este alimento por todo lo que aporta.

En países como el Reno Unido, el Servicio Nacional de Salud recomienda a las personas que tomen una dieta equilibrada y sólo deben reducir el consumo de huevos en el caso de que lo indique el médico. En el caso de personas con alto riesgo de enfermedad cardiovascular, la recomendación es no consumir más de 300 mg diarios de colesterol a través de los alimentos. Algunos expertos consideran que el colesterol sérico elevado no debe ser el centro de atención en las estrategias contra las enfermedades cardiovasculares, el nivel de colesterol se puede regular con otros alimentos que forman parte de la dieta. Algunos investigadores han apuntado que los estudios que demonizan al colesterol se citan muchas más veces que aquellos estudios que adoptan una posición crítica, estos estudios concluían que una reducción del colesterol sérico apenas influía en el número de infartos y no afectaba a la calidad y esperanza de vida.

Según leemos aquí, sobre el meta-análisis se ha pronunciado la Fundación Británica del Corazón, indicando que esta revisión de la documentación científica refuerza los últimos resultados de otras investigaciones en las que se concluye que los huevos pueden ser consumidos como parte de una dieta saludable sin que provoquen un aumento de la enfermedad cardíaca en personas sanas. Sin embargo, y a pesar de los resultados, se pide cautela a la hora de interpretar los resultados, se puede decir que en cierto modo se adoptan dos posturas. El hecho de que los huevos puedan reducir el riesgo de sufrir ictus es interesante para los expertos, pero a pesar de ello, es necesario seguir investigando para entender esta asociación en profundidad.

Hay que tener en cuenta que esta investigación ha sido financiada por el Egg Nutrition Centre (ENC), un centro de investigación que se dedica al huevo, a ensalzar sus valores nutricionales y sus beneficios en el campo de la nutrición. Teniendo en cuenta que últimamente se habla mucho de los conflictos de intereses de las investigaciones científicas, por ejemplo sobre el azúcar, los edulcorantes artificiales, etc., sería interesante que se realizase una revisión similar por investigadores independientes.

La Fundación Británica del Corazón apunta la importancia del modo en el que se consumen los huevos, algo de lo que también hemos hablado en varias ocasiones, no es lo mismo comerse un huevo cocido que un huevo frito. Podéis conocer todos los detalles del meta-análisis a través de este artículo publicado en la revista científica Journal of the American College of Nutrition.

Foto 1 | Jorge Andrade
Foto 2 | Nomadic Lass

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...