jueves, 30 de marzo de 2017

El vino en caja es la tendencia

Hola queridos lectores, espero que estén disfrutando de los vinos y las recomendaciones que semana a semana están en esta columna. Hoy quiero hablar de un tema que mucha gente me pregunta: ¿los vinos de caja son para tomar o sólo para cocinar?

Foto: astrapouch


Vamos a separar un poco el concepto: los vinos llamados California son propios para cocinar, ya que desconocemos la procedencia y la variedad de uvas que se utilizan en su elaboración, pero actualmente hay una nueva tendencia con los vinos en caja óptimos para restaurantes y que desean bajar sus costos, son de muy buena calidad, es un concepto llamado “Bag In Box (bolsa en en caja)”, y déjenme comentarles que he probado varios de esos BIB y están muy bien en relación costo calidad.

¿Qué es un “Bag in Box”? Es un diseño innovador y ecológico, es una solución de alta calidad donde se combinan una bolsa y una caja que permiten conservar el vino, impidiendo que la luz o el aire alteren el producto, hasta su completo consumo. Es una solución rentable y permite reducir los costos de envasado y distribución.

La bolsa se fabrica de diferentes tamaños y su cierre o tapón es único en el mundo, ya que se evita el goteo. También este tipo de envases alarga la vida útil del vino incidiendo en la evolución del contenido del pH y la cantidad del oxígeno aportada en los procesos de preparación y envasado, además de contar con el esterilizado de los envases, con lo cual nos llega un vino en condiciones perfectas para beberlo.

Lo bueno de estos vinos es que en este tipo de envasados, alargan su vida útil de 6 a 8 semanas una vez abierto, sin riesgo que algunas propiedades organolépticas se vean alteradas; es ideal para llevar de día de playa o campo, sin tener que trasladarse con muchas botellas de vidrio; para los banqueteros es ideal, ya que pueden dar vino a granel sin perder calidad y tener la practicidad de una sola caja en vez de llevar varias botellas.

Práctico y rentable


Es el vino que va perfectamente bien como el de la casa de cuanto restaurante haya; para la hotelería es el complemento ideal de convenciones, bodas, eventos en general, ya que su practicidad y su muy bajo precio en relación con los vinos por copeo de muchos lugares, es rentable al cien por ciento.

En el caso de la industria hostelera, como el vino queda protegido de la oxidación, se conecta fácilmente a los sistemas de dispensación. Y, por supuesto, sus características lo hacen perfecto para las estanterías de las tiendas, su reposición en los estantes es fácil y rápida y no se rompe. Además, es una plataforma perfecta para transmitir marca y atraer clientes.

Podremos encontrar un sinfín de variedades de uva en el sistema “Bag in Box”, desde tempranillo español, pasando por merlot, malbec y grenache francés, hasta unos buenos vinos italianos, y lo mejor es que ya están disponibles en todo México.

La relación precio calidad de estos vinos es muy buena, como ya he mencionado, vale la pena comenzar a experimentar con este maravilloso y ecológico producto.

Nos vemos en la próxima semana y digamos sí a la ecología y economía consumiendo los vinos de “Bag in Box”. ¡Salud!

José Carlos Palacios Sommelier

Fuente: Diario de Yucatán
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...