miércoles, 15 de marzo de 2017

Lecturas Nocturnas: Experiencias gourmet en prisión

Los restaurantes en prisiones se están convirtiendo en productos de éxito

Las cárceles resultan localizaciones atractivas para el sector de los viajes. La curiosidad que despiertan en la sociedad las hace ideales para desarrollar productos turísticos en ellas. Hace poco hablábamos de cárceles reconvertidas en hoteles de lujo, pero ¿hay otras salidas para este tipo de establecimientos? Hoy hablamos de restaurantes ubicados en cárceles que se han convertido en productos de éxito y que se postulan como potentes atractivos turísticos para sus regiones. 

Prisioneros sirviendo en el restaurante de la prisión


The Clink Restaurant- HMP Brixton 


Comensales en The Clink Restaurant en Brixton

Ubicado en la prisión de Brixton, al sur de Londres, es un restaurante abierto al público que está gestionado y atendido por reclusos. La cárcel sigue el modelo del Clink’s Five Step Programme, que ya se ha aplicado en otros establecimientos similares y que se centra en formar a los presos y darles las habilidades necesarias para que tengan un empleo una vez salgan de prisión.

Los delincuentes que se benefician de este programa son los que están en la fase final de su condena. En el establecimiento está prohibido el alcohol y la levadura, pues esta podría utilizarse para fabricar alcohol ilegal. El acceso está controlado por un equipo de seguridad que comprueba que los clientes no tienen relación (buena o mala) con los presos. Además, los dispositivos móviles no están permitidos y los cubiertos son de plástico.

Cuenta con el certificado de excelencia de TripAdvisor, donde los usuarios le dan una puntuación de 5/5. Además está en el puesto número 8 de los 17.873 restaurantes registrados en Londres.

También existen The Clink Restaurant Cardiff, The Clink Restaurant HPM High Down en Surrey y The Clink Restaurant HMP Styal, en Cheshire.

Comedor del restaurante In Galera, en Milán

In Galera, Milán


El centro penitenciario de Bollate, en Milán, inauguró en 2016 un restaurante abierto al público, donde los camareros y los cocineros son también reclusos.

En las paredes hay carteles de películas del mundo penitenciario: “La Fuga de Alcatraz”o “La Milla Verde” y en los manteles se pueden ver fotos de célebres prisiones italianas o extranjeras como la británica Dorchester. El objetivo de esta propuesta es que los presos puedan reincorporarse al mundo laboral una vez salgan de la cárcel.

En In Galera trabajan ocho internos: cuatro camareros y cuatro más en la cocina y tiene un chef y un maître profesionales externos. No está permitido que los familiares de los reclusos acudan como clientes y hay que pasar un control de seguridad antes de acceder.

Aparece como el número 39 de los 6.547 restaurantes registrados en Milán en Tripadvisor.

Reclusas camareras en el restaurante Interno

Interno, Cartagena/Colombia 

 
El restaurante Interno, de la cárcel Distrital de Mujeres de San Diego, se inauguró el pasado diciembre. Es un proyecto de la actriz Johanna Bahamón respaldado por la fundación Teatro Interno y apoyado por el director de la cárcel, Ramiro Cuadro García. Cuando se aprobó la iniciativa se capacitó a las reclusas para trabajar en panadería, cocina, servicio al cliente, creación de empresas o educación financiera.

El menú del restaurante incluye, por 28,5 euros, una entrada, un plato principal, postre y un jugo o copa de vino. El diseño de los platos contó con la asesoría de Koldo Miranda, un reconocido chef español ganador de una estrella Michelin y otros chefs colombianos de prestigio. Con lo recaudado se hace una inversión en las instalaciones del sistema carcelario. Además, las presas trabajadoras consiguen una rebaja de un día en su condena por cada día que trabajan en el restaurante.

El éxito del establecimiento es un hecho. Durante los días del festival de Literatura Hay Festival Cartagena 2017 a finales de enero, se superaron los 100 comensales en sus cuatro días de duración.

En Tripadvisor aparece como el número 429 de los 575 restaurantes de Cartagena.

Comedor del Food Court Tihar

Food Court Tihar, una cafetería vegetariana en la India


En la India existe otro caso. Aunque la cafetería vegetariana Food Court Tihar de Nueva Delhi no está ubicada dentro de una cárcel, sí está dirigida por presos, desde estafadores hasta asesinos, a los que se les ha dado la oportunidad de rehabilitarse. Para desplazarse al trabajo, estos reclusos pueden ir a pie o en bicicleta sin escoltas. Al final de cada día les pagan 74 euros por su trabajo. Aunque no están entre rejas, puede resultar atractivo para aquellos que desean experimentar el riesgo de estar entre delincuentes.

Aparece como el establecimiento número 4.035 de los 11.823 de la región en Tripadvisor.

Un plus turístico


Estos establecimientos ofrecen un 'tú a tú' con presos reales, un experiencia única ligada a la gastronomía que, desde la seguridad, da la posibilidad de experimentar el ambiente carcelario. Los turistas que buscan algo diferente en sus viajes y desean sentirse parte del reparto de una de esas series penitenciarias tan populares en la actualidad, pueden encontrar en este tipo de restaurantes un plus en sus experiencias en el destino elegido para sus días de descanso.

VIRGINIA LÓPEZ CARLIER

Fuente: TouriNews
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...