martes, 7 de marzo de 2017

Para disfrutar con #café: Rosquillas de anís #receta

La repostería tradicional española es amplia, pues va desde las clásicas magdalenas, pasando por los churros, el roscón de reyes, etcétera. Si bien, la herencia árabe en España es importante, en cada ciudad hay una receta que se diferencia de la otra. Cuando preparamos rosquillas caseras, es recordar aquellos sabores de la cocina de la abuela. Por ello, en homenaje a todo ese gran legado de recetas caseras hoy te enseñaré a preparar unas deliciosas rosquillas de anís. Esta receta no solo les gustará a los adultos, sino también a los niños por su gran aroma.

Imagen: Muffin Galaxy

Ingredientes

  • 500g de harina 0000
  • 150g de azúcar
  • 100c.c. de aceite de oliva
  • 1 sobre de levadura tipo Royal
  • 3 huevos
  • 4 cucharadas de anís dulce
  • Una pizca de sal
  • Ralladura de una naranja
  • Ralladura de medio limón
  • Azúcar glas + canela en polvo c/n
  • Aceite para freír de girasol c/n

Elaboración

  • Lava la naranja y el limón y rállalos sin llegar a la parte blanca, pues esta es bien amarga.
  • Separa las yemas de las claras y coloca estas últimas en una batidora con una pizca de sal. Bate hasta llegar a punto de nieve.
  • Agrega las yemas y mézclalas con una espátula de madera que el aire del batido no se vaya. Reserva.
  • Añade el azúcar, el anís dulce y el aceite de oliva
  • Bate muy bien y mezcla con la preparación del huevo.
  • Incorpora la harina con el sobre de levadura y bate enérgicamente para que no se formen grumos.
  • Unta tus manos con aceite y prepara una bola con la masa. Envuélvela en papel film y deja que repose en la nevera durante un par de horas.
  • Transcurrido el periodo de reposo de la masa, coloca abundante aceite en una sartén y deja durante 10 minutos a temperatura baja.
  • Unta tus manos y la encimera con aceite y haz bolitas del tamaño de una pelota de golf.
  • Abre un agujero en el centro de cada una de ellas y fríelas a fuego medio sin que humee.
  • Trata de no colocar más de seis rosquillas en el fuego para que el aceite no se enfríe demasiado.
  • Cuando estén dorados por ambos lados, retíralos y colócalos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. Deja enfriar.
  • Para hacer el glaseado, simplemente deberás pasar las rosquillas frías por una mezcla de azúcar glas y canela en polvo si lo deseas.

Te aseguro que el resultado de estas rosquillas de anís es increíble. Por tanto, ahora solo queda disfrutarlas en el desayuno o en la merienda. Si quieres conocer más post como estos, entra en la categoría Repostería.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...