lunes, 12 de marzo de 2018

Nuestro #QUESO de cada día: Hasta los chinos cayeron en la tentación de los quesos venezolanos por Lourdes Mata @quesosV

Cuando Dietrich Truchsess, Dr. Quesero, dice que quiere que la gente aprenda a hacer quesos en casa y que aspira que hasta los chinos hagan quesos venezolanos, hay que tomárselo en serio. 


Este maracucho, que se fue a vivir a Nueva Zelanda pero nunca ha podido olvidar sus raíces, encontró en la elaboración de los quesos venezolanos la menara de seguir conectado con su tierra, con sus sabores y su gente, a quienes desea transmitir su experiencia para que en cualquier rincón del planeta donde haya un “paisano”, haya también un queso de mano, un telita, un palmizulia, un guayanés, un crineja o un tipo paisa.

Dietrich Truchsess es el nombre de este ingeniero civil, de 56 años que se autodefine como “ladilla”, quizás porque es la palabra que más escucha cuando se le mete una idea entre ceja y ceja, cuando se traza un objetivo y se pone terco, perseverante, acucioso y hasta obsesivo en su empeño por hacer siempre lo mejor.

Su plan para que el mundo entero conozca y saboree los quesos venezolanos ya está en marcha

Hasta los chinos cayeron en la tentación de los quesos venezolanos



“A los kiwi (neozelandeses) les encantan nuestros quesos por su sabor, ese sabor acidito de nuestros quesos, eso no tienen precio… cuando hago reuniones y tengo la oportunidad de hacer quesos y darles a probar lo disfrutan muchísimo”

Nueva Zelanda es un país multicultural y el Dr. Quesero ha brindado sus especialidades a amigos de Brasil, Argentina, Colombia, Sri Lanka, Ucrania, Sudáfrica y les ha gustado y hasta los chinos, que por tradición son poco comedores de queso, han caído en la tentación de los quesos venezolanos y asistido a los talleres del Dr. Quesero para aprender a hacerlos en casa.
Dietrich Truchsess asegura que hacer quesos es más fácil que pelar mandarinas” 


Sin embargo, los venezolanos son sus mejores y más preciados clientes y ahora más que nunca cuando la diáspora venezolana se calcula en cuatro millones de personas, “almas” como dice Truchsess, que están regadas por todo el mundo extrañando su tierra y sus sabores, muchos de ellos haciendo quesos que más temprano que tarde tendrán un lugar privilegiado en el mundo gastronómico internacional.

Fábricas de queso en un container


El negocio de los quesos tiene mucho futuro a nivel global y en el caso de los quesos venezolanos, por sus características y sabor resultan únicos y marcan una diferencia.

Quesos venezolanos para el mundo 

Bajo esta perspectiva Truchsess está decido a avanzar en el mundo de los quesos. Recientemente acaba de finalizar una maestría en quesos en la New Zeland Cheese Scholl con la cual obtuvo el título de Cheese Master y se prepara para dar el paso de la producción artesanal en casa, a la instalación de su propia fábrica, proyecto que ya está prácticamente listo y a la espera de las últimas inspecciones gubernamentales de rigor.

Paralelamente, el Dr. Quesero ha venido trabajando en un modelo de negocios para que la gente pueda “montar su fábrica con todas las de la ley” brindado el servicio de estudios financieros y todo lo relacionado con el cumplimiento de normas y permisos sanitarios, que suelen ser uno de los aspectos más complejos a enfrentar al momento de llevar adelante un emprendimiento de este tipo a nivel internacional.

A este “coaching” empresarial, Truchsess le suma la idea de colocar en un container todos los equipos necesarios para la producción de derivados lácteos y poder entregar a los emprendedores un negocio llave en mano en cualquier parte del planeta. Para finales de este año espera poner a disposición este servicio a los interesados en convertirse en empresarios de productos lácteos.

Cuidar los quesos como un bebé


“La clave para elaborar un buen queso es amor, cariño, hacer lo que a uno le gusta porque el queso es un organismo vivo, que está lleno de bacterias, se producen cambios químicos en su interior y uno tiene que cuidarlo como si fuera un bebé”

Así nos respondió el Dr. Quesero, cuando semanas atrás le preguntamos cuál era el secreto para elaborar un buen queso. Para entonces ni se imaginaba que sería ganador de medalla de plata en el New Zeland Cahmpion Cheese Award 2018, un concurso que organiza la NZ Specialiity Cheesemaking Asociation para premiar la excelencia técnica en la fabricación de quesos de quesos organizado por la New Zeland Cheese Maker Asociation, con su queso de mano.

Queso de mano con sello ganador para el mundo 

Su participación en el evento me la había mencionado como una ilusión y una oportunidad para codearse con “los grandes ligas” de los quesos, una experiencia que para él era ya una ganancia. Sorpresivamente el 1° de marzo recibió la buena noticia y con voz entrecortada, me mandó un mensaje de voz en el que decía “esa vaina no me la esperaba, no se si llorar o reir, estoy muy orgulloso de este logro…y eso se lo dedico a Venezuela”

Si hay un detalle fascinante en este episodio de vida es que el premio lo ganó justamente con el queso de mano, que según me había confesado era uno de los que más trabajo le había costado producir porque no lograba dar con la elasticidad característica de este producto.

Lo intentó una y otra vez y hasta se inscribió en un taller para aprender a hacer mozarella con un reconocido maestro quesero italiano. Su intención era encontrar allí la clave para obtener la tan anhelada textura, pero perdió ese dinero porque a pesar de su insistencia que le llevo incluso hasta la casa del instructor para tratar de sacarle la información, este le dijo que jamás le diría como obtenerla porque era un “secreto de familia”.

Obviamente Truchsess no se quedó con los brazos cruzados y finalmente averiguó que el secreto para una buena mozarella está en la acidez y comenzó a aplicarlo en sus quesos hasta obtener un queso de mano merecedor de medalla.

El legado


“Mi sello como Dr. Quesero soy yo, Dietrich Trucshess, maracucho, jodedor, echador de vaina…ese es mi sello”

Este maestro quesero asegura que se arrancaría una mano por un pedazo de palmizulia, que delira con un queso relleno con mojito y que le gustaría quedar registrado en la historia de los quesos venezolanos como “un maracucho, con nombre alemán, que siempre va a tratar de poner el nombre de Venezuela en alto y estará dando su aporte para que las futuras generaciones siempre conserven sus raíces venezolanas y colombianas”

Fotos cortesía de @doctorquesero

#QuesosVenezolanos
TW: @quesosV
IG: @quesosvenezolanos
quesosvenezolanos.lem@gmail.com
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...