domingo, 4 de marzo de 2018

Pesto: así se hace la salsa más fácil de la historia

Es rápido, sencillo, sabroso y admite múltiples variaciones. Ya no hay excusa para comprar pesto envasado: aquí tienes una guía y tres recetas para hacerlo en casa en un pispás.

Cuando no tienes el níspero para muchas cocinas, el pesto es la salsa más agradecida del universo. No te obliga a sacar cazuelas, manchar sartenes o esperar cocciones: tu trabajo consiste básicamente en juntar y triturar hierbas aromáticas, frutos secos, queso y aceite de oliva. Y luego hacer el ímprobo esfuerzo de pensar a qué se lo echas, claro. Si eres de los que disfrutan con la comodidad de lo conocido, te decidirás por la clásica pasta, pero si te gusta vivir al límite, quizá te aventures a ponérselo a una sopa, unas verduras al vapor o a una simple tostada de buen pan.

Un pesto, dos pestos, tres pestos / MIKEL LÓPEZ ITURRIAGA / UNTO


Este invento italiano vale pa tó, y para prepararlo en casa no necesitas más que seguir unas pocas reglas, explicadas en el vídeo de arriba. Allí también encontrarás tres recetas maravillosas adaptadas del libro Salsas, de Karin Leiz: una de pesto clásico genovés, otra de pesto de cilantro y avellanas, y otra de pesto rojo. Por si vives en la Edad Media y lo audiovisual no va contigo, aquí también las tienes en texto.

PESTO GENOVÉS

150 g de albahaca
50 g de piñones
30 g de parmesano rallado
30 g de queso pecorino o de oveja rallado
150 ml de aceite de oliva virgen extra
1 diente de ajo
Sal gorda

Preparación



  1. Trocear las hojas con los dedos eliminando los tallos
  2. Tostar un poco los piñones y triturarlos con el ajo. Añadir la albahaca y triturar.
  3. Incorporar el aceite poco a poco mientras mezclas. Añadir el queso y mezclar.


PESTO DE CILANTRO Y AVELLANAS


Ingredientes

  • 100 g de avellanas tostadas picadas
  • 50 g de cilantro
  • 50 g de queso parmesano
  • 150 ml de aceite de oliva virgen
  • Sal gorda y pimienta negra

Preparación

  1. Mezclar las avellanas on el cilantro y el queso y triturar un poco. Salpimentar.
  2. Incorporar el aceite poco a poco mientras mezclas.

PESTO ROJO


  • 150 g tomates secos en aceite picados
  • 40 g de almendras picadas
  • 50 g de queso parmesano picado
  • 75-100 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 1 guindilla roja picada
  • 1 diente de ajo picado
  • Sal

Presentación


Triturar brevemente los tomates, el ajo, la guindilla, las almendras, sal y el aceite de los tomates.
Incorporar el queso y añadir el aceite de oliva virgen mezclando poco a poco.
Si haces estas recetas, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te salen mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com.




MIKEL LÓPEZ ITURRIAGA

Fuente: El Comidista - El País
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...