lunes, 16 de abril de 2018

Esta semana @panpoesia nos trae una deliciosa #MERIENDASALUDABLE: Pastel ligero de coco y canela, apto para diabéticos

Qué sabemos, hasta ahora, de las bondades del coco?

El coco, además de ser delicioso y tener una textura muy valorada en la repostería, es un alimento altamente nutritivo cargado de vitamina A, vitamina C y todas las vitaminas del complejo B. Su carne concentra cantidades considerables de hierro, selenio, zinc y calcio. Su consumo está ampliamente recomendado para personas que requieren mejorar sus niveles energía: trastornos del sistema inmunológico, síndrome de fatiga crónica, fibromialgia y agotamiento asociado a tratamientos contra el cáncer. 


Una de las grandes propiedades del coco es la de controlar los niveles de azúcar en la sangre. Un estudio realizado en el año 2009 por la Asociación Americana de Diabetes de San Francisco, concluyó que las grasas presentes en el coco moderan los niveles de azúcar en la sangre y equilibran la producción de insulina. Desde el año 2011 se está evaluando incluir sus componentes en nuevos fármacos contra la diabetes.

Si bien una de las críticas constantes en contra del coco se refiere a su alto contenido de grasas saturadas; en los estudios más recientes publicados en enero de este año y realizados con supervisión de académicos de la Universidad de Cambridge, se constató que si bien el coco incrementa los niveles de colesterol malo en sangre; su propio consumo lo regula y lo compensa incrementando, más que cualquier otra grasa, los niveles de colesterol bueno. Para una persona con niveles de colesterol normales no hay severas restricciones en su consumo. 

Pastel liviano de coco y canela


Esta receta fue diseñada para la madre diabética de una amiga que quiero mucho; para sacarle todo el provecho a esta fruta usamos coco fresco porque es mucho menos calórico y más digerible que el seco, prescindimos de aceites y mantequilla valiéndonos de la grasa natural del coco, evitamos las yemas de huevo para no potenciar el incremento de colesterol. Lo endulzamos con estevia y lo saborizamos con canela, dos ingredientes que también se encuentran en la lista de futuros tratamientos contra la diabetes.

Este es nuestro pastel de coco, apto para diabéticos.

Ingredientes

  • 2 y ½ tazas de harina de trigo para todos los usos 
  • 3 cucharaditas de polvo para hornear 
  • 1 cucharadita de estevia en polvo 
  • 5 claras de huevo 
  • 1 taza de coco fresco rallado 
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo 
  • 1 taza de leche de coco 

Preparación:

Comenzamos por precalentar el horno a 200 grados centígrados
En un tazón completamente seco tamizamos la harina de trigo, la canela y el polvo para hornear.
Batimos las claras de huevo hasta que alcancen el punto de nieve. Agregamos la cucharadita de estevia. Mezclamos.
Agregamos la mitad de los secos (harina, polvo de hornear y canela) a la leche de coco y unimos bien. A la otra mitad de los secos agregamos las claras a punto de nieve, con movimientos envolventes. Unimos ambas preparaciones con una paleta, siempre con suavidad. Finalmente integramos el coco fresco rallado.
Ponemos la mezcla en un molde engrasado, llevamos al horno y reducimos la temperatura a 180 grados centígrados. La cocción tomará de 25 a 30 minutos. Comprobaremos con un palillo que esté completamente hecho.
Reposamos y desmoldamos.

Decoración (opcional):

  • 150 gramos de coco fresco rallado fino 
  • Canela en polvo 

Mientras el pastel se enfría colocamos en una sartén de fondo grueso, a fuego medio; el coco rallado. Distribuimos de manera pareja y no dejamos de removerlo para que el tostado sea parejo y quede suelto. Cuando se torne color caramelo estará listo.

Finalmente, cubrimos la superficie del pastel con el coco tostado y espolvoreamos canela.

Aunque nuestro pastel esté pensado para pacientes diabéticos contiene hidratos de carbono, las porciones deben ser pequeñas.

Consulta siempre con tu médico los cambios en tu dieta si tienes alguna condición particular.

Esperamos que lo disfrutes tanto como nosotros y te recordamos que comer sano no implica dejar de comer sabroso.

Leidimar Martínez
Educadora - Cocinera
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...