jueves, 17 de mayo de 2018

Un #VINO con identidad propia

El Museo del vino de Cangas del Narcea permite vivir un paseo por la cultura del vino de Asturias

¿Qué hay detrás de una botella de vino? El proceso puede ser conocido, al menos por las historias de generaciones pasadas a las presentes en las que explicaban en qué consistía ir a la viña, pero para vivirlo en primera persona hay que acudir a Cangas del Narcea. Porque aunque Asturias no sea una comunidad vitinícola, ha encontrado en los Denominación de Origen Protegida Cangas la expresión de una zona, de unas variedades y de unos vinos únicos y con una larga tradición.



Para hablar de este singular vino hay que remontarse a principios del siglo XX, época en la que se respiraba sobre los viñedos aires de renovación, de mejoras y de mucho esmero. Vuelven los tiempos de gloria, los reconocimientos. Las buenas cosechas se sucedían y en 1929 se solicita por primera vez la protección del vino de Cangas con un reglamento que prohibiera que se le diera ese nombre a vinos que no hubieran sido vendimiados y elaborados en la zona. Sin embargo, años más tarde, una gran tormenta de piedra arrasa con todo. Sus consecuencias que se alargarían con el tiempo.

En los 90 llegó la salvación. Para evitar la desaparición del viñedo y conservar el patrimonio se funda la Asociación de Productores y Elaboradores del Vino de Cangas, encargada de organizar cursos y jornadas de formación. Así, en 2001 se empieza a reconocer oficialmente la denominación «Vino de la tierra de Cangas» y se establecen las normas que deben cumplir los vinos elaborados en la comarca vitivinícola. Este reconocimiento de calidad sitúa el vino de Cangas en el grupo de Vinos de Mesa con Indicación Geográfica.

Las bodegas


Para obtener la distinción de Vino de Cangas tan solo es necesario elaborar el producto en la zona y dedicarse a la vinificación de uva o mosto. Puede ser tanto tinto como blanco, siempre que pase una serie de requisitos de calidad referentes al color, olor y consistencia del producto. En la actualidad, cinco bodegas se acogen a esta etiqueta distintiva: Monasterio de Corias, Vidas, Vitheras, Antonio Álvarez (Chicote) y Chacón Buelta.


El Museo


El Museo del vino de Cangas del Narcea se encuentra en el popular barrio de bodegas de Santiso. El espacio lleva ocho años abiertos, después de las obras de ampliación, y ahora se trata de un edificio de diseño elíptico cuyo objetivo es ofrecer al visitante un paseo por la cultura del vino de Asturias.

La visita se divide en seis zonas temáticas divididas en dos salas. La primera responde a los orígenes: los trabajos de la viña. Con su milenaria historia, relata las singulares características que hacen de este vino un producto especial y diferente. También será posible echar un vistazo a las diferentes tareas que allí se realizan o los calendarios que dependen tanto de la viña como del período de bodega, así como sus múltiples peculiaridades.

El recorrido continúa en la sala de exposiciones, donde se sitúan grandes piezas de labor ideadas para dar solución a necesidades específicas. Además, se podrá ver en primera persona una plantación y unos emparrados tradicionales con las variedades de vid autóctonas.

Finalmente, en una edificación contigua al museo, se podrá acceder a una bodega tradicional asturiana con todos esos elementos que son sinónimo de tradición y pureza, como un viejo lagar de viga que se estima de unos 500 años de antigüedad.

Asturias tiene historia en cada uno de sus rincones y en Cangas del Narcea la esencia y el orgullo es un vino que, durante años, ha sido emblema de un concejo y aspira a reforzar su identidad en el futuro.

NATASHA MARTÍN
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...