Mostrando las entradas con la etiqueta cocina en pequeño formato. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta cocina en pequeño formato. Mostrar todas las entradas

sábado, 28 de enero de 2012

Belén Peñaloza (@pipitapenaloza) y Marielena Gavidia (@mgavidiac): El Consentido de la Casa: El Tequeño

DSC02559Cuántas veces no hemos escuchado: “la fiesta no ha comenzado hasta que salga el primer tequeño”, o bien, juzgamos la calidad de la comida de un evento en función de la calidad del tequeño. Este pasapalo por excelencia es la bandera de todo goloso que llega a una fiesta y, aún cuando no se ha abierto la cocina, le pregunta discretamente al mesonero: “mira vale, ¿no tienes un tequeñito por ahí?”. Nosotras, como encargadas de un catering, sabemos que éste es un invitado de honor fijo en toda celebración venezolana, no importa qué tipo de comida quiera brindar el cliente a sus invitados, siempre hay cabida para este flexible pasapalo, el cual despierta un profundo sentimiento de nacionalismo.
 
Pero, ¿cuál es la historia del tequeño?. Cómo toda receta ícono, o bien nace de un error o del “nada en cocina es desperdicio”. Existen dos corrientes, la primera se remonta al siglo XIX, a la Caracas tranquila, mucho menos desarrollada de la que conocemos, una época donde la gente adinerada de la ciudad se iba a vacacionar en Los Teques; suponen que alguna cocinera que trabajaba en algunas de estas casas vacacionales, oriunda del lugar, tomó un sobrante de masa con la cual envolvió un trozo de queso ¡y listo, a freírlo! Otra, que expone Miro Popic en un artículo titulado: “Reflexiones sobre los tequeños y su origen”, donde sostiene la posibilidad de que sean de origen zuliano; nacen a comienzos del siglo XX, de la mano de un señor de origen italiano de apellido Franco, en Villa del Rosario, argumentando esta hipótesis en un sustento económico de esa región: la ganadería, y en una forma de comer del zuliano: frito; por lo que afirma que no sería nada raro que a alguien se le ocurriera tomar un trozo de masa, envolver con ella una porción de queso y freírla. Como les comentaba al comienzo del párrafo, el origen del mismo es confuso, lo que es muy cierto es la condición tricolor del tequeño.
 
11-08-13 cocina en pequeño formato - el tequeño
 
Y no nos podíamos despedir esta semana, querido lector, sin compartir nuestra receta de tequeño junto a unos tipcitos para que, cuando se atreva a preparar esta receta, sea agradado con aplausos y sonrisas:
 
Tequeño de Cocina en Pequeño Formato

Ingredientes:

sábado, 3 de diciembre de 2011

Marielena Gavidia (@mgavidiac) y Belén Peñaloza (@pipitapenaloza): Hasta en la cocina tenemos ejemplos

Yo me imagino que en todas las profesiones uno tendrá un ejemplo a
seguir o una persona de inspiración, la verdad es que para nosotras
dos hay muchas pero al momento de redactar el artículo coincidimos en
que Narda Lepes era la que reunía más puntos por así decirlo.

Narda Lepes

¿Saben quién es? ¿No? Bueno, les contamos un poquito y el resto les
queda a ustedes investigarlo les parece?  Narda Lepes es una chef
argentina, imagínese que no llega a los 40 años y nosotras nos
atreveríamos a asegurar que ya ha hecho todo! Lleva cocinando desde
el año 1.992, ha pasado por restaurantes en París donde realizó sus
pasantías al graduarse de cocinera y actualmente conduce programas de
televisión, primero en el canal gourmet y ahora en utilísima, tiene su
propia empresa de catering, una línea de productos de supermercado y
además es escritora y editora de hermosos libros de cocina.

sábado, 15 de octubre de 2011

Belén Peñaloza (@pipitapenaloza) y Marielena Gavidia (@mgavidiac): Un regalo al corazón


Esta semana ha sido larguísima, por mucho feriado que tuvimos el día miércoles, hay mucho trabajo en puerta, mucha planificación, y Diciembre se siente más cerca en la medida que pasan los días; y el día, no sé si les pasa, pero dura menos. Pero siempre buscamos el tiempo, y lo conseguimos, para consentir a esa persona especial…
 
Archivo:Alfajorartesanaldemaicena.jpg
fuente: Wikimedia foto: autor julgon



El producto de nuestras manos, siempre es una manifestación del cariño que sentimos para con quienes compartimos nuestra comida; hoy me tocó una difícil tarea, la de superar la frase: “los mejores alfajores que he probado”… Y aprovecho para compartir esto con ustedes, ya que Marielena está de viaje y nuevamente ésta semana nos encontraremos por aquí. De unas semanas para acá todo vuelve a tomar forma, y sencillamente es más fácil verle el lado bonito a las cosas, más fácil sonreír… no sé si se habrán dado cuenta pero además de soñadora soy infinitamente romántica y me encanta complacer a mis seres queridos con sus platillos favoritos. Esta vez me tocó con la difícil tarea de los alfajores, y digo difícil, porque los postres no son mis favoritos a la hora de cocinar, pero a mi musa golosa busco siempre complacer; después de leer muchas recetas, hacer los cálculos necesarios de los ingredientes, leer cuanta recomendación conseguí en internet en relación a los alfajores, hice lo que podría llamar mi propia receta de alfajores y la quiero compartir con ustedes, por que logré mi objetivo, que los mejores alfajores que he probado, sean los míos.
 

Alfajores de Maicena

sábado, 24 de septiembre de 2011

Belén Peñaloza (@pipitapenaloza) y Marielena Gavidia (@mgavidiac): La cocina de la abuela del siglo XXI

Hace unos meses tuvimos la oportunidad de hacer el catering para el bautizo del libro de una muy querida amiga, Milena Arocha. Su libro, Detrás de la Fachada, entre otras cosas es una oda a la casa de su abuela, a todos esos grandes momentos que ella vivió allí y busca describir de alguna forma las costumbres de esa época, de la época de las tan queridas abuelitas. Cuando nos llaman para preguntarnos por nuestros servicios, nos reunimos con ella, y durante esa reunión tuvimos la oportunidad de escuchar lo que ella quería y el tipo de evento que iba a realizar. Así se nos ocurrió casar nuestros servicios con el motivo del bautizo, con la propuesta de su libro, y decidimos incorporar en el menú esos pasapalos que hoy por hoy consideramos algo pasados de moda, pero que en el fondo los queremos tanto como a nuestras abuelas.

 

image

 

Lo hemos dicho en oportunidades anteriores, somos personas que nos gusta tener la casa llena, que nos gusta agasajar a nuestros invitados, que nos gusta compartir... vamos a sincerarnos, ¿a qué mamá no le gusta que le piropeen el platillo que con tanto amor preparó?… No sé si se identificarán con lo que les voy a contar. Para mi madre, excelente cocinera, los domingos, por lo general significa almuerzo familiar, y alguna excusa siempre encontrábamos para reunirnos en familia; mi tía, otra excelente cocinera pero siempre decía que ella no sabía hacer nada -creemos, hoy por hoy, que era un tema de comodidad-, siempre se le acercaba a mi mamá y con una mirada inquisitiva, le preguntaba cómo había hecho semejante plato; ¡Vamos! Quizá era la veinteava vez que lo comía y mi mamá la veintava vez que le daba el “secreto”, pero siempre formaba parte del tema de conversación. Lo curioso de todo este asunto es que siempre había lápiz y papel de por medio. Pero el motivo de estas líneas no es contarles de mi vida, sino buscar empatía contigo querido lector, que quizá no era con tu mamá y con tu tía, tal vez con una amiga o una vecina, pero todos, hemos estado en esa situación.

sábado, 20 de agosto de 2011

Belén Peñaloza (@pipitapenaloza) y Marielena Gavidia (@mgavidiac): De las costas a tu boca




Esta semana queremos compartir contigo unos tips básicos sobre el ingrediente con el que más nos gusta trabajar. Seguramente, ya con el título, sabrás a cual nos referimos.



En nuestro catering, uno de los ingredientes con los que más nos gusta trabajar a Belén y a mí es con el pescado; posiblemente esto se deba a lo versátil que puede ser cuando de llevar a cabo una preparación se trata, también puede ser porque tuvimos el privilegio de aprender a tratarlos con uno de los grandes como es el chef Héctor Romero. Independientemente de cual sea la razón, hemos entendido que este ingrediente da para todo; de hecho, tenemos una carta especial con pasapalos del mar en el que no nos conformamos con los ceviches o tartar, sino que exploramos, experimentamos y, lo más divertido de ser un cocinero, creamos platos.



Sin embargo, en esta entrega quiero compartir contigo nociones básicas sobre los pescados, para ayudarte en tu próxima visita a la pescadería. Recuerda que el éxito de un plato se debe en buena parte a la materia prima que usemos para prepararlo.

Cuando vayas a comprar pescado, hay unas características que debes tomar en cuenta a fin de precisar su frescura, estas características son las siguientes: 


  • Ojos: No deben estar hundidos y deben mostrar una apariencia brillante, húmeda y limpia.
  • Agallas: Deben tener brillo, estar muy limpias y tener un color rojo intenso.
  • Cuerpo: Debe estar liso y al tacto, y la carne se debe sentir firme.
  • Piel: Ha de estar húmeda y sin manchas, las escamas deben tener una apariencia brillosa.
  • Olor: dependiendo del tipo de pescado, esta característica varía: el pescado de río debe tener un olor muy neutro y a limpio, y el de mar ha de tener un agradable olor a mar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...