Mostrando las entradas con la etiqueta foodblog. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta foodblog. Mostrar todas las entradas

domingo, 17 de julio de 2016

En #España se dió el Premio al blog pionero

Salsa de Chiles, el blog de gastronomía que dirige Carlos Maribona desde hace una década, Premio Nacional de Gastronomía a la mejor publicación online
Fue a las nueve de la noche del 26 de septiembre de 2005, quizás un guiño a las viejas costumbres. Carlos Maribona, periodista con una larga trayectoria en las redacciones de ABC y Blanco y Negro, eligió la hora del cierre de la primera edición del diario para colgar el primer post de un nuevo blog de gastronomía al que había bautizado como «Salsa de Chiles». Aquel primer comentario se tituló «Chiles en nogada y fabada». Diez años y ocho meses después, un jurado formado por las Juntas Directivas de la Real Academia de Gastronomía, de la Cofradía de la Buena Mesa y de la Asociación de Amigos de la Real Academia de Gastronomía, concedió ayer a Salsa de Chiles el Premio Nacional de Gastronomía 2015 a la mejor publicación periódica online.

Carlos Maribona, autor de «Salsa de Chiles»J. F. ALONSO- jfalonso


Maribona tecleó la primera entrada del blog –ahora suma más de ochocientas– al regreso de un viaje a México. Otra caricia del destino: este martes, poco antes de la hora de comer, conoció el veredicto del jurado en la escalerilla de un avión que le llevaba una vez más a Ciudad de México, en busca de unos sabores tan intensos que siempre dejan huella, como sus comentarios, informaciones y críticas que los lectores pueden seguir en su blog en ABC.es, en las páginas de ABC y en ABC Viajar.

domingo, 29 de mayo de 2016

#Foodblog: Gastronomía Urbana: Para la tarde ¡esta delicia!



Via Instagram: https://goo.gl/Y59eSY

martes, 21 de abril de 2015

La ‘tribu de los foodies’ convierte la cocina en entretenimiento masivo

Para ellos, comer dejó de ser una necesidad básica y se transformó en un pasatiempo. Variedad de ferias gastronómicas y de eventos que invitan a disfrutar de los placeres de la mesa convocan multitudes.

 

Los foodies son una “nueva tribu” que suma adeptos a pasos agigantados. Ellos demuestran que comer es una necesidad básica pero no por ello la función del paladar queda relegada. La elección de sabores, texturas y productos de calidad se amplió y ahora estos consumidores disfrutan de la gastronomía como una nueva forma de entretenimiento social. Concurren a ferias, descubren bodegones, y suben las fotos de sus platos preferidos a las redes sociales, donde también arman grupos donde sugieren verdaderos hallazgos a la hora de salir a comer.

 

Masticar. Mil personas pasaron en el 2014, y este año esperan superarlo. Masticar. Mil personas pasaron en el 2014, y este año esperan superarlo. | Foto: GZA. MASTICAR

 

Los eventos gastronómicos son cada vez más convocantes y cubren la agenda de todo el año. La semana pasada coincidieron el Día del Gourmet, el Malbec Open Day y Le Marché, un festival de cocina francesa en el Hipódromo de Palermo, todos con gran convocatoria. Este fin de semana fue el turno de Masticar –que estrenó su versión otoño y termina mañana–, el BA Food Week y Masters of Food & Wine del Park Hyatt. El lunes comienza la Semana Gastronómica Española y el próximo mes realiza la Hot Salmon Week. A esto hay que sumarle el éxito de mercados permanentes como Sabe la Tierra y BA Market.

lunes, 20 de abril de 2015

Fanáticos de la gastronomía copan las redes sociales

Son un éxito en Facebook e Instagram

 

Para los amantes de la comida es posible encontrarse con pares y recorres bares, bodegones o simplemente informarse mediante las redes sociales.

Los foodporn, los que fotografían la comida y la comparten en Facebook o Instragram  crecen en todo el mundo. Ya hay algunos restaurantes que comienzan a prohibir que los comensales saquen fotos de los platos, priorizando que disfruten de la comida. También existen grupos como Antigourmet. Cuenta con más de 7.700 seguidores y se formó por una banda de amigos que sale a recorrer las calles de Buenos Aires buscando lugares donde comer y reseñar con el norte claramente definido, los bodegones porteños.

miércoles, 1 de abril de 2015

El año 2014 de El Gourmet Urbano en fotos

Este es un bonito regalo de PICASA que me encontré guardado en el espacio de mi cuenta. Es un  vídeo breve de una selección azarosa de fotografías tomadas por mi Xperia Z1. Muy bonito trabajo el cual se los dejo para que lo disfruten.

 

 

 

lunes, 4 de marzo de 2013

El hambre de fotografiar y compartir por Eulimar Núñez

Un grupo de cuatro amigos hambrientos esperaba su comida en un restaurante de Miami. Pero cuando los platos llegaron a la mesa, nadie pudo probarlos. Tuvieron que esperar que uno de ellos -el fanático de la red social Instagram- los fotografiara cuidadosamente.

 

Ensalada de caraotas negras (Foto: Enriqueta Lemoine)

 

Se trata de una rutina que se repite cada vez con mayor frecuencia en los restaurantes del mundo.

 

La tendencia consiste en capturar todo aquello que se va a comer, para luego compartirlo en blogs personales o redes sociales como Twitter, Facebook, Pinterest, Flickr y sobre todo Instagram, la red donde los usuarios se sienten fotógrafos profesionales -aunque no lo sean- y donde los hashtags (etiquetas) como #comida, #food y #foodporn son muy populares.

 

El incremento de la práctica se debe -principalmente- a la existencia de los teléfonos inteligentes, pues ya no es necesario cargar con aparatosos equipos de fotografía para tomar fotos de calidad. Para que tengan una idea del alcance, ya hay gente como clic Valery Rizzo que ofrece clases de fotografía de comida con el iPhone.

 

Comida mal fotografiada

 

Algunos restaurantes tienen miedo de que las fotografías amateur les hagan mala publicidad.

 

¿Las razones para hacerlo? Muchísimas. Lo hacen porque se sienten orgullosos y afortunados, porque quieren recomendar el lugar o simplemente porque les provoca. El problema es que no todos los "fotógrafos" son discretos, algunos van cargando con sus inmensas cámaras y trípodes, ni tampoco todas las imágenes resultantes corren con la misma suerte.

 

Un reciente artículo publicado en The New York Times explica cómo algunos restaurantes de la ciudad de Nueva York han expresado su disgusto con el hecho de que los comensales tomen fotografías y han decidido prohibir la práctica para evitar que los platos luzcan poco apetitosos o que el resto de los clientes se sienta incómodo, a pesar de la promoción y la publicidad gratis que eso significa.

 

¿Por qué?

 

En la nota explican que en el restaurante Momofuku Ko, con una estrella Michelin, se le pidió a una clienta que dejara de tomar fotografías. Ella no tenía idea de la prohibición.

 

Pasta (Foto: Enriqueta Lemoine)

 

Lemoine no tiene problema en fotografiar con su teléfono, siempre que sea con luz natural.

 

El mismo episodio podría ocurrirle con facilidad a Enriqueta Lemoine, creadora del blog de cocina clic Savoir Faire, quien no pierde oportunidad de retratar cuanto plato prepara en casa y todo aquello que se coma fuera de ella.

 

En conversación con BBC Mundo, Lemoine compartió sus motivos para inmortalizar lo que está a punto de llevarse a la boca.

 

"Soy una provocadora de oficio. Me gusta tentar, ver qué piensan los demás, si les apetece lo que estoy preparando o comiendo. Soy una foodie (aficionada a la comida y la bebida) y gracias a mis fotografías he entrado en contacto con otros foodies. Somos como una hermandad".

 

Para ella, apretar clic a "enviar foto" es como completar un círculo.

 

"Cuando te tomas la cocina tan en serio como me la tomo yo, cocinas para una audiencia. Cuando muestras en Instagram, Twitter, Facebook o Pinterest las fotos de una ensalada, un plato de sopa, un helado o un mojito, ocurre el milagro y la audiencia se multiplica", explicó.

 

Sentido común

 

Ni ella, ni muchos otros blogueros y cocineros de renombre están de acuerdo con prohibir este tipo de prácticas.

 

"Todos necesitamos nuestros cinco minutos de gloria. Pero, eso sí, no soy partidaria de ir con trípodes y usar flashes en un restaurante. Nada que pueda importunar a terceros: meseros, cocineros, comensales, cuando se trata del 'acto sagrado' de compartir la mesa", dijo Lemoine.

 

Brunch (Foto: Jossette Rivera)

 

En Instagram es muy fácil enfocar lo que se quiera destacar, para que la foto luzca más apetitosa.

 

El británico Marc Willinson, chef del restaurante Fraiche en Birkenhead (en la frontera entre Inglaterra y Gales), aseguró en una entrevista concedida a la BBC que aprecia el hecho de que quienes acuden a su restaurante -también con estrella Michelin- tomen fotos de sus platos.

 

"No le veo el problema. Creo que si la gente es discreta, no hay razón para que el resto de los comensales se sienta incomodado. Y eso es lo más importante", afirmó.

 

La discusión en las redes sociales se mantiene. A través de ese medio, la creadora del blog clic A Wife's Charmed Life, Ibyan Sánchez, recopiló una serie de comentarios y recomendaciones que pueden resultar útiles a todos aquellos amantes de retratar lo que comen.

 

Por un lado, dijo, los establecimientos están en todo su derecho de prohibir lo que quieran, pero es importante que se lo comuniquen a sus clientes.

 

Sin embargo, continuó Sánchez, es importante que los empresarios entiendan que hoy en día, inmortalizar lo que pedimos en un restaurante forma parte de la experiencia gastronómica.

 

Pero eso sí, añadió, "aunque sea nuestro derecho como consumidores, necesitamos ser éticos y discretos mientras lo hacemos".

 

Fuente: bbc.co.uk

 

 

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...