Mostrando las entradas con la etiqueta psicocina. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta psicocina. Mostrar todas las entradas

lunes, 26 de noviembre de 2012

Delicioso taller en NavidAd! de psi-cocinA

En este Taller mientras tus hijos aprenden a cocinar cosas para regalar, decorar y disfrutar en esta época tan especial, fortalecen sus raíces, su capacidad de trabajar en equipo, la empatía, sensación de logro y autoestima, su capacidad de dar, de esperar, de solidaridad…
 

El Menú:

 
Martes 18 de Dic:  …una mezcla original para regalar
  • Pan de Jamón
  • Comenzamos a hacer nuestra casita de Jengibre
 
Miércoles 19 de Dic:
  • Torta de Manzana
  • Armamos nuestra casita de Jengibre
  • Y chocolate caliente “blanco”
 
Jueves 20 de Dic:
  • Sorpresas de Nieve
  • Decoramos y Nos llevamos nuestra casita de jengibre
  • Ornamentos para decorar
  • …la exquisita mezcla  de cocina y psicología
 
 
Anabella Barrios Matthies
Psicóloga de Profesión - Pastelera de Corazón
cel: 0412-241.89.68
psi-cocina@hotmail.com http://psicocina.blogspot.com/
http://www.psi-cocina.com/navidad/
twitter: @psicocina
 





lunes, 21 de noviembre de 2011

Anabella Barrios (@psicocina): ¡El Lunes comienzo dieta!


Anabella Barrios

lunes, 14 de noviembre de 2011

Anabella Barrios (@psicocina): Cómo hacernos cocineros de nuestra mejor vida.



Hoy, comenzando a nutrir nuestras almas con el aporte metafórico que nos da la cocina. ¿Cómo hacemos de nuestros hijos y de nosotros los cocineros de nuestra mejor vida?
 
Con frecuencia, cuando la gente escucha hablar de psi-cocina sus ojos se abren con cierta expresión de curiosidad, como preguntando ¿Y eso qué es?, y naturalmente surge la respuesta: es una mezcla de psicología con cocina, donde a través de el aprendizaje de la cocina desarrollamos y fortalecemos las herramientas que preparan a las personas para la vida. En los talleres lo hacemos a través del aprendizaje práctico y concreto de la cocina, pero hoy, aquí en nuestro blog, comenzaremos a disfrutar el nutrir nuestras almas con el aporte metafórico que da la cocina.
 
¿Cómo nos hacemos los cocineros de nuestra mejor vida? Ineludiblemente, al hacernos cocineros vamos conociendo los ingredientes, pero en realidad nos vamos haciendo con los ingredientes y en especial, sin igual, con la sal. Curiosamente, en nuestra vida y la de nuestros hijos, la frustración es como la sal en una sopa. La frustración es la sal de la vida, me explico: Si preparamos una sopa para cinco personas y le colocamos sal en exceso, como una preparación para 15 personas, evidentemente eso va a estar horrible, intragable; y si a esa sopa para 5 no le echamos sal, va a estar sosa y no la vamos a querer comer. Necesitamos que la sopa -la vida- tenga el punto justo de sal.
 
Fíjense que genial esto: una persona que ha tenido exceso de frustración en esta vida -obstáculos para lograr lo que quiere- por lo general es una persona intragable, amargada e irritable; y aquella que le ha faltado sal -o frustración- es sosa, aburrida, como boba y nunca sabe qué hacer. El punto justo de sal en una persona tranquila es que anda en lo suyo, haciendo lo justo.

lunes, 24 de octubre de 2011

Anabella Barrios (@psicocina): El rebote en nuestras dietas.

 



¡Mis queridos amigos! ¿Cómo están?
 
Hoy les escribo de una realidad tangible y contundente que tiene que ver con los hábitos alimenticios de los adultos, niños y jóvenes. Hoy abordo el tema de la obesidad, del intento recurrente por hacer dieta y no lograrlo. Así que si a usted o a su hijo lo que le gusta es comer pura comida chatarra, refresco; detesta los vegetales, lo integral y pareciera no querer hacer nada al respecto; o se ha dado por vencido, este artículo es para usted. Hoy comparto con ustedes mi aval de glotona estudiada, ése que me permite decirles algo más de lo que siempre se dice y abordar el tema de forma poco convencional.
 
Resulta que como padres, psicólogos, médicos y nutricionistas nos preocupamos un montón por la salud física inmediata de nuestros seres queridos... Los Vemos con sobre peso y ¡queremos que cambien ya! Y con razón debido a que su salud, apariencia, estima, y hasta su vida puede llegar a estar en riesgo. Y en este punto, lastimosamente me toca decirles: ¡Del apuro, del desespero angustioso solo nos queda el cansancio y la frustración!
 
Les cuento... si bien llevo mi profesión entre mis huesos, siempre he sido humana, y así, a mis 16 años visité por primera vez a una psicóloga porque notaba que me gustaba mucho comer. Desde siempre me gustó comer, pero entonces me había retirado de la natación, deporte que practicaba profesionalmente, y comencé a engordar y a engordar, me sentía horrible, fea… Decidí hacer lo que hiciera falta. Asistiendo a mi psicoterapia descubrí mi fascinación por la psicología, por la influencia de las emociones en nuestra vida, la influencia de lo que no tenemos consciente pero que determina nuestra conducta. Entonces, poco a poco, fui haciendo de mi preocupación mi profesión y forma de ser.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Anabella Barrios (@psicocina): ¡Comenzó otra vez la lonchera!

¡Queridos amigos! ¿Cómo están?

 

Comenzó el colegio y, con él, poco a poco retomamos nuestra rutina, que por un lado nos alivia y por el otro nos lleva a preguntarnos acerca de qué enviarles a nuestros hijos en sus loncheras, tanto las de merienda como las de almuerzo. En momentos se nos agotan las ideas, y no sabemos muy bien como nutrirlos y agradarlos. Con esa inquietud me abordó Ileana Matos, periodista de el diario El Nacional, lo que me llevó a investigar y conversar con la nutricionista Clínico Zulema Zarzalejo de @unidadobesidad del Instituto Médico La Floresta, con el chef @chucho_rojas, mis alumnos de Psi-cocina del @gappvzla y mi compañera de trabajo, Raquel Eliaz, ¡y aquí algunas ideas para la lonchera de nuestros muchachos!

 

Sintetizo. Es importante diferenciar la lonchera para el recreo de la mañana, cercano al desayuno, de la lonchera destinada a ser el almuerzo de nuestros muchachos, ya que esta última encuentra su razón de ser en las actividades extra curriculares en la que participan, bien sea tipo tareas (actividad intelectual) o deportivas que requieren de un buena, pero ligera comida que no les provoque la modorra.

lunes, 29 de agosto de 2011

Anabella Barrios (@psicocina): Una consulta con mi nutricionista

Anabella Barrios¡Mis queridos amigos! ¿Cómo están?

 

Suceden los días y en ellos me pregunto, una y otra vez, qué les gustaría leer, qué tema abordar, ya que con todo gusto compartiría con ustedes todo lo que implica mi quehacer, la integración de la psicología con la cocina. Hoy escogí entregarles mi vivencia con mi nutricionista, el haber asistido con ella hace un año, el haber acudido a ella el día de ayer y el inicio de mi dieta el día de hoy.

 

Espero que en estas las líneas encuentren una compañera de pensamiento y sentir, se sientan aliviados cuando piensen que una dieta es aburrida, porque yo también lo he pensado, que el chocolate quizá por “prohibido” es delicioso. Compartiré con ustedes la vivencia de cómo nos podemos ir encaminando, y hacer posible en el ajetreo de la vida cotidiana un buen plan alimenticio; una dieta, una buena figura, la sonrisa de estar a gusto con lo que comemos y somos.

lunes, 1 de agosto de 2011

Anabella Barrios (@psicocina): ¿Qué hacer con nuestros niños en vacaciones?

¡Hola amigos! ¿Cómo están?
 
¡Llegaron las vacaciones!
 
Los niños están felices de no tener tareas ni obligaciones, pero para muchos padres puede ser una gran preocupación no saber cómo ocuparlos, distraerlos y mantenerlos seguros mientras ellos siguen haciéndose cargo de sus obligaciones, y más aún cómo hacer de sus vacaciones una experiencia nutritiva para su vida.
 
Recuerdo el alivio de mi madre cuando encontraba un taller vacacional donde inscribirnos, y su alivio pronto se perdía en mi olvido con el disfrute de las actividades. Hoy vamos a hablar no sólo de algunas opciones para nuestros niños, hoy les contaré también el porqué escogí desarrollar un taller vacacional de cocina Psi-cocina... y es que después de mucho estudiar y dos décadas trabajando con gente, me hallé un día sudando la gota gorda en una pasantía de pastelería, y estando ahí comencé a preguntarme qué era, cuál de mis experiencias en la vida, en mi infancia y mi adultez me permitía desempeñar bien mi trabajo y me hacían capaz de proveerme la felicidad, la felicidad de ganarme la vida dignamente con mi trabajo y, poco a poco, conquistar, acariciar y acompañar a crecer el corazón de quien me quiere y a quien quiero.

lunes, 18 de julio de 2011

Anabella Barrios (@psicocina): Somos lo que comemos, comemos lo que vivimos

 

¡Mis queridos amigos! ¿Cómo están?

 

En más de una oportunidad hemos escuchado que somos lo que comemos, y yo agregaría que comemos lo que vivimos. Creo que nuestras costumbres desde niños son vitales, pues cuando salimos del país, cambian nuestras condiciones de vida, de alguna u otra forma sentimos que nos vuelve el aliento cuando nos reencontramos con aquel estilo de comer, aquella costumbre del desayuno, o la sazón del almuerzo, la compañía de la cena. Pero también es cierto que nuestros ritmos agitados de vida nos alejan de nuestras costumbres y de lo recomendado nutricionalmente. Hoy veremos como es posible que los detalles de nuestra vida cotidiana nos hagan difícil seguir los lineamientos de una buena nutrición y veremos como al estar al tanto, logramos ser un poco más considerados con nosotros mismos y así, ser más felices y hacerlo posible.

 

En los últimos tiempos, mi trabajo me ha llevado a tener varios cambios en mi rutina diaria, cambios que no me ha dado chance de acostumbrarme o aburrirme, porque cuando comienza hacerse costumbre me toca hacer otra cosa, y con esos cambios, lejos he estado de mis hábitos alimenticios y de aquellos logros nutricionales que enarbolaba hace poco: la frutica por la mañana, los vegetales en todo… Siempre se nos dice, cuando asistimos donde un nutricionista, que no es una dieta ni un plan nutricional, sino que es un cambio en nuestro estilo de vida, y en nuestra vida, en el ciclo de la vida, suceden tantas cosas que realmente nuestra alimentación ha de ser dinámica.

lunes, 4 de julio de 2011

Anabella Barrios (@psicocina): Simplemente para disfrutar! …Introito a Psicocina

 

Anabella Barrios

 

 

 

¡Mis queridos Amigos! ¿Cómo están?

 

Hoy sin mayores preámbulos los dejo con un material para disfrutar, un material que en forma poética describe la vivencia, el origen de lo que hoy es psi-cocinA.

 

La cocina …el cocinar, lo humano que humaniza y deslastra al alimento de su puro valor nutricional para comenzar a acariciar el alma, comenzar a hacer crecer nuestro cuerpo, mente y corazón. La cocina, el cocinar debe su existencia a lo humano que habita en nosotros, es la manifestación de nuestra posibilidad de transformación y creación más allá de lo biológico.

 

Es a través de la comida que establecemos nuestros primeros vínculos, y son los vínculos los que nos humanizan; es el haber padecido el hambre y vivido el encuentro con el alimento -amor en nuestros primeros días- lo que nos lleva a buscarlo y crearlo cuando nos falta.

 

Con vida propia, he tenido el privilegio de tener despiertos los sentidos y la conciencia de que hay cocineros detrás de cada plato que ponen a bailar mi paladar; he tenido la suerte de sentirme pensada, deseada, querida y sorprendida cuando el arte en tres dimensiones y en cinco sentidos me sugiere incorporarlo.

 

Más allá de saborearlo, me he detenido a disfrutarlo, agradecerlo y pensarlo, … preguntándome:

lunes, 20 de junio de 2011

Anabella Barrios (@psicocina): ¿Qué nos deja para la vida el sacrificio del cocinero?

 

¡Mis queridos amigos! ¿Cómo están?
 
¿De qué nos sirve el sacrifico de un cocinero? ¿Hasta dónde sacrificarnos en la vida y hasta dónde no? Algo de lo que me han dejado mis pasantías en Mokambo-Caffe es de lo que vamos hablar hoy.
 
Hoy me acerco a ustedes con estas líneas para compartir otra arista de psi-cocina, la punta que podemos sacarle a la experiencia en la cocina para la vida. La cocina ofrece experiencias de vida a las que se les puede sacar el jugo, y hay una en particular que ha llamado mi atención en esta temporada en la que he estado haciendo mis pasantías en Mokambo Caffe-Mercado. En estos días ha resultado evidente el sacrificio, la dedicación que la cocina profesional requiere y que el cocinero día tras día le entrega. ¿Hasta dónde han de llegar los sacrificios, el esfuerzo en nuestra vida?, ¿Cuál es el precio justo de nuestro trabajo?, ¿Cómo se paga y sentimos pagado nuestro esfuerzo? Son preguntas entre las cuales me he paseado y hoy comparto con ustedes.
 
Como lo he comentado antes, amo a los cocineros, han tocado mi sensibilidad en lo vasto y ancho de su intensidad para hacerme sentir placer; a ellos les agradezco y de ellos aprendo. Ver, vivir el sacrificio, el esfuerzo y casi sufrimiento que implica hacerse un buen cocinero es impresionante. Comparto mi horario de trabajo habitual con mis horas de pasantías. Tengo días en los que le dedico al restaurant 8 horas, y días en los que solo 4, como mencioné; pero lo más curioso de todo es que, aún cuando no obtengo ningún tipo de remuneración económica por ellas, no sólo me siento feliz haciéndolas sino agradecida por la oportunidad, a pesar de lo muy cansada que me pueda sentir al día siguiente. ¿Cómo es posible algo así y qué podemos hacer?, una psicóloga cocinera piensa en ello. Veámoslo y utilicémoslo para la vida.

lunes, 6 de junio de 2011

Anabella Barrios (@psicocina): Detrás de la sonrisa de Psi-cocina

 

¡Mis queridos amigos! ¿Cómo están?

 

Hoy deseo contarles la verdad, la historia detrás de la sonrisa de @psicocina. Sonrío, sí, lo hago y lo hago con placer, lo hago desde mis entrañas, pero también es cierto que he trabajado, he llorado un montón para llegar a sonreír así. Hace un par de semanas, esta psicóloga que está aquí inició sus pasantías como cocinera en Mokambo Caffé, Caracas. Hoy es el primer día en el que despierto y siento que he descansado; los días anteriores, sin importar si era sábado o domingo, sentía que había llevado palo parejo. Lo sentía al despertar, en el transcurrir de la mañana, pero curiosamente a las 8 u 11 pm, era el ser más feliz del mundo. Lo duro del camino del emprendedor, del cocinero, del vivir, aquello que en momentos nos lleva a aventurarnos, atrevernos, esforzarnos e ir más allá, como se hace en la cocina, es de lo que vamos a hablar hoy.

 

Hace un par de años atrás era feliz, me sentía dichosa de poner mi sensibilidad al servicio del otro, era psicóloga y sentía que tenía suerte de aquella sensibilidad con la que había nacido, o quizá cultivado, que me permitía al mismo tiempo ganarme la vida. Me hacía feliz que mi sensibilidad hallaba un lugar, una función y un quehacer. Cierto era entonces, y lo es hoy, que quien llega a mi consulta llega con una preocupación, un padecer y es por el padecer para el cual está en servicio mi sensibilidad.

lunes, 30 de mayo de 2011

@psicocina:Con un buen cocinero, un buen comensal se ha de gestar!!!

 
Queridos Amigos!  Cómo están?


...Siempre los tengo en mente, y mientras pasan los días, suceden los eventos siempre hay un pensamiento que me encantaría poder comunicarles.  Voy por la vida pensando, y qué le podré decir a fulano, o escribirle a mengano que le haga bien ...aquí entre paréntesis, cuando decidí estudiar psicología, lo hice pensando que así iba poder llegar mejor a la gente, quería escribir novelas con sustancia, que dejaran algo para la vida.  Y un día encontré una forma hermosa en la que otro se expresaba y me alcanzaba, encontré a alguien que con su comida me hablaba y de alguna forma acariciaba mi alma: Un buen Cocinero.  Es así como llego hoy aquí, a escribirles, en momentos a cocinarles y a psi-cocina crearles!
 

 
Para mi, el formarme como cocinera, es algo especial, muy particular, entiendo mi ser psicóloga como mi apellido de soltera, ese que aunque uno se case no se pierde, y el irme haciendo cocinera como la nueva familia que comienzo a hacer;  a un apellido de casada, posiblemente mucho más se ha de parecer.

Como se ama a la familia de origen también se ama a la que se elige.  Es así como agradezco desde lo más profundo de mi ser la existencia y el quehacer del buen cocinero, ese que con respeto, dedicación se ha ido haciendo hasta poner a bailar mi paladar y el de muchos más.  Esa habilidad de tocar nuestras almas de forma sublime no tiene igual y me lleva a comprender cada día más la expresión de restaurador.  Disfrutar de aquello que nos ofrecen con un plato, con clases y reconocer su bondad, reconocer su finitud es algo que llega a impresionar por la facilidad con la que lo llegamos a lograr sabiendo, que aunque amamos todo lo que nos da, entendemos que a él no nos lo vamos a papear!  (Y lo digo por la euforia que las philipinas desatan y encantan! )

lunes, 9 de mayo de 2011

Anabella Barrios (@psicocina): Padres e hijos disfrutando de la comida todos los días.

 

¡Mis queridos amigos! ¿Cómo están?
 
Encontrarme por esta vía con ustedes es siempre un placer, lo disfruto un montón, no sólo porque me encuentro con ustedes sino porque mientras lo hago me siento al lado de mi abuela de 90 años y nos acompañamos un rato. Y de eso se trata lo que hoy les voy a contar, de hacer del deber un placer.

 
Hoy voy a compartir con ustedes la ponencia que el Chef @chucho_rojas y mi persona tuvimos el honor de ofrecer a los asistentes a @ComemeMercado del Gusto el pasado sábado 30 de abril. Chucho y yo unimos de nuevo nuestras fuerzas y conocimientos para ofrecer una rendija de oportunidad de disfrutar con sus hijos la comida, les ofrecimos herramientas prácticas y teóricas que en el ajetreo de todos los días los invite a disfrutar, y hacer del deber un placer.
 
Hablando para adelante y para atrás, horas y días de conversa, intercambio y preparación, Chucho y yo concluimos que debíamos “Aventurarnos, atrevernos a ser humanos; aventurarnos, atrevernos a cocinar; aventurarnos, atrevernos a descubrir lo que los ingredientes nos pueden dar y aventurarnos y atrevernos a disfrutar de la simplicidad y en la cocina a los niños incorporar”.

lunes, 2 de mayo de 2011

Anabella Barrios (@psicocina): ¿Qué queremos para el día de las madres?

Anabella Barrios



Mis queridos amigos y amigas!




¿Cómo están? Ser mujer, ser madre y que exista un día en el cual se acostumbre a celebrarlo puede resultar un asunto comercial; pero la verdad es que, comercial o no, es un día que merece celebrarse, en lo vasto y ancho del planeta, desde lo más profundo de nuestro ser hasta nuestra arista más superficial que compra algo por salir del paso, es un día a celebrar.

Cierto es que siempre o muchas veces nos toma por sorpresa y nos aburren las flores repetidas, las ollas para cocinar o quién sabe qué. ¿Qué queremos?, ¿Qué nos podemos dar como mujeres? y ¿Qué nos pueden ofrecer nuestros hijos y pareja? Es el paseo que vamos a tomar hoy.

Estamos en un blog de gastronomía, entonces ¿Cómo contestamos a esa pregunta?. ¿Cómo la contesto desde mi ser psicóloga y mi ser cocinera?. Lo haré esta vez en dos partes, o quizá solo una, porque al final, como todos, soy humana.

lunes, 25 de abril de 2011

Anabella Barrios (@psicocina): ¡Bienvenidos!

 

Anabella Barrios


¡Mis queridos amigos! ¿Cómo están?

Espero la hayan pasado deliciosamente en las vacaciones, y al encontrarnos por aquí es como encontrarnos en la panadería ya de vuelta a casa. Volvimos a casa, y nos esperan nuestras actividades, nuestros hijos vuelven al colegio. La vuelta a la rutina, a veces, nos pone irritables o tristes, estresados y dispersos. Gústele a quien le guste, opinen lo que opinen, está científicamente comprobado que es así, y a más del 80% de la población le afecta la vuelta a la rutina. Por ello, hoy deseo darles la bienvenida, deseo acompañarlos y ayudarlos en su ponerse al día.

lunes, 18 de abril de 2011

Anabella Barrios (@psicocina): ¡Es hora de disfrutar!

¡Es hora de disfrutar mis amigos! ¿Cómo están?
Siempre, a toda hora y todos los días es momento de disfrutar; pero, cuando llegan las vacaciones eso es evidente. Están ahí para descansar, relajarnos, desconectarnos de la cotidianidad.
 

¿Qué tal si nos aventuramos a disfrutar de poner a bailar nuestro paladar mientras dejamos la panza en su lugar (es decir, que no crezca más)?


 
Ya que en estos días festivos la comida forma parte de ellos y los excesos parecen religión, cuando en realidad se nos invita a comer pescado y algunos huevitos de chocolate, la pregunta a contestar el día de hoy sería ¿Cómo disfrutamos, nos relajamos y hacemos que nuestra panza se quede en su lugar?
 
Es hora de hacer mercado y 1) procuremos siempre incluir y no excluir opciones que nos gusten; y además de incluir lo que nos gusta incluyamos esos buenos consejos o ideas presente en cursos como los que va a dictar el Chef Sumito de Playeros Sibaritas. El ceviche es una exquisita y sana opción.

¿Qué necesitamos para ello? Lo mismo que para preparar un pollo. Les cuento lo que aprendí en mi escuela de cocina (ICC: cebollita en plumitas o finamente picada (morada le queda bien), ajo bien triturado (convertido en pasta de tanto darle), jugo de limón, si quieren jugo de naranja y su ralladura, ají dulce. ¡Ah claro! y el pescado tipo róbalo, picado en trozos pequeños. Mi tía, por su parte, resuelve el asunto con el aliño chino que venden en el supermercado que ya trae todo picadito, le agrega limón y más nada.

lunes, 11 de abril de 2011

Anabella Barrios (@psicocina): ¡Portobello!

Anabella Barrios¡Mis queridos amigos!  ¿Cómo están?

Puerto bello al que arribamos cuando a alguien, con un buen bocado agasajamos.  Cocinar para el otro inevitablemente nos pone a pensar en él, en qué le gusta, qué le hará falta.  Aún cuando muchas veces nos quedamos atrapados en el corre-corre de la cotidianidad, el cocinar, el preparar, ir al supermercado, sacar de la nevera los ingredientes, pedirle a alguien que los prepare, supone una entrega, la entrega de una encomienda de amor. De alguna forma le deja saber que pensamos en él.

Pero a veces, aún cuando los pensamos, nos equivocamos y ¡qué platanazo nos llevamos! Hoy compartiré un secreto con ustedes, el haber pensado en mis alumnos y el haberme equivocado, y de cómo, increíblemente, al final quedaron encantados.

Preparo los menús de las clases con esmero y anticipación, les pregunto que desean aprender a preparar, escucho las sugerencias de los padres. Las recetas, más allá de un sabor, de un valor nutricional, más allá de pretender enseñarles a preparar un desayuno, almuerzo, cena o merienda, tienen un sentido, una razón de ser.  Escogí una pasta deliciosa: Tetrazzini: espagueti de pollo y Champiñones, receta del chef Jamie Oliver.  La escogí por deliciosa y porque admiro y comulgo con el trabajo que Jamie está haciendo para combatir la obesidad infantil a nivel mundial, lo hace enseñándole a los niños y a sus familias a cocinar (por ello se ganó un premio de 100.000 dólares). Es un joven cocinero, emprendedor y un buen ejemplo para los muchachos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...