El Gourmet Urbano: #TECNICASDECOCINA | Un toque dulce con mermelada

domingo, 20 de octubre de 2019

#TECNICASDECOCINA | Un toque dulce con mermelada

El aporte de una cucharada de dulce en una comida puede convertir una receta cotidiana en un plato de lujo, generando un interesante contrapunto de sabor. Hay muchas formas de aprovechar este toque de dulce en la cocina.

Un recurso muy interesante que sorprende al paladar, generando un contrapunto de sabores que no nos deja indiferentes.


En ensaladas


Las mermeladas son ideales para preparar salsas agridulces, incluso vinagretas. De hecho, esta es una manera estupenda de aprovechar hasta lo último que quede en un frasco: vertemos en su interior un poco de aceite de oliva y vinagre, añadimos un toque de especias para dar notas de sabor, tapamos y agitamos, hasta que se mezcle bien. Con esta vinagreta conseguiremos mejorar las ensaladas más simples, sobre todo las de hojas verdes.

Otra opción es mezclar la mermelada con un poco de aceite, un toque de kétchup, una pizca de salsa tabasco picante, un chorrito de jugo de naranja, y conseguiremos así una salsa barbacoa muy rápida y sabrosa para acompañar carnes asadas a la parrilla.

Con carnes


Hay parejas célebres de la literatura gastronómica, que unta en mermeladas desde el magret y el confit de pato, hasta el entrecot y el lomito vacuno, sin olvidar alguna pieza de cerdo. Pero no estamos pidiendo tanta audacia a nuestros paladares sudamericanos. Sí es bueno probar, cuando cocinamos carnes a la plancha, a las brasas o al horno, el añadido de un hilito de mermelada reducida entre sus guarniciones y salsas de acompañamiento. La de duraznos, ciruelas o naranjas quedan muy ricas, puesto que son refrescantes cuando se untan sobre el bocado de carne.

Con pescados


El uso de mermeladas frutales no es tan común con los pescados, sin embargo podemos destacar la mermelada de limón. El punto ácido de este cítrico marida bien con los sabores del mar.

Los más atrevidos pueden elaborar una mermelada de tomates y ajo, muy adecuada para acompañar un pescado asado.

Las mermeladas de duraznos o damascos con un toque de jengibre también pueden ser buenas opciones para acompañar pescados o carnes blancas, como cordero, aves y hasta con asados de cerdo.

Con quesos


Los quesos muy salados tienen mejor sabor con un toque dulce de mermelada.

La combinación del dulzor de las mermeladas con el sabor salado del queso es deliciosa. Por eso es tan interesante colocarlas como opción para untar en una tabla de quesos. Con otros quesos untables, como el queso crema y la ricota, resulta una combinación más que interesante.

Con patés


Las mermeladas se pueden utilizar para contrarrestar sabores más grasos; por ejemplo, acompañando a los patés de hígado. En Francia es muy común servir foie fresco, ligeramente dorado a la plancha, con una reducción de mermelada de uva o de frambuesa.

Como base de una tarta


Muchas veces hemos precocinado la masa que servirá de base de una tarta. En ese momento se puede untar con mermelada antes de cargarle el relleno. Esto aplica también a las masas de hojaldre compradas.

Como cobertura o relleno de una torta


Budín de yogur con cobertura de dulce de naranja.

Muchas veces no tenemos dulce de leche y optamos por cubrir la torta o rellenarla con la mermelada que tengamos a mano. Pero como salsita, cubriendo un cheesecake casero, ¡es casi indispensable!

VALERIA CABRERA

Fuente: ABC

No hay comentarios. :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...