El Gourmet Urbano: Historia de la gastronomía: El #hojaldre

miércoles, 22 de febrero de 2017

Historia de la gastronomía: El #hojaldre

El Hojaldre: Inventado por un pintor

Claude Gelée, llamado Le Lorrain, pintor nacido en 1600 en Chânteau de Chamague, y muerto en Roma en 1682. Empezó distinguiéndose gracias a sus pinturas de paisajes y marinas. Para terminar de perfeccionarse se trasladó a Italia. En esta capital dirigió durante veinte años una escuela de pintura de donde salieron pintores muy nombrados.




Fue un excelente pastelero y un hábil grabador; se le debe el descubrimiento de la más bella creación de la pastelería; la pasta de hojaldre. En sus primeros años se manifestó su afición por la pintura, pero no pudo satisfacer en aquella época sus deseos debido a su extrema pobreza. Muy conocido en la rama de la Pastelería, esta increíble masa de Hojaldre se utiliza para varias recetas y su historia es bastante interesante como si fuera una película de ciencia ficción.

Un día, al final de su aprendizaje, Claudio amasaba pan, retiró 200gr de la masa e hizo con ella una bola, a continuación la estiró y puso en el medio un pedazo de mantequilla. Dijo a su maestro “Quiero hacer un bollo para mi padre, que está enfermo” Claudio no quiso escuchar a su patrón que le aconsejaba amalgamar la masa y la mantequilla con las manos, pues, de lo contrario, esta última se escaparía fuera durante la cocción. A lo que Claudio contestó que la mantequilla quedando totalmente envuelta en el pan, no podría escapar sino se hacía un agujero fuera durante la cocción. Además añadió “Es una prueba que quiero hacer”. A continuación (1635) se colocó en Nancy, en la pastelería de Francisco Rotabant, donde por fin resolvió el problema de la pasta de hojaldre.
En dicha pastelería había un ayudante, Luigi Mosca, que tenía un hermano pastelero en Florencia; le escribió describiéndole esta pasta. El hermano se presentó al poco tiempo en Nancy, y a fuerza de bellas promesas consiguió seducir a Claudio, marchando los tres a Italia.
Antes de un año Ángelo, el hermano mayor de Luigi Mosca, habíase visto obligado a establecer tres pastelerías a fin de atender a tanta demanda. El pastelero de Nancy, Rotaband, al enterarse del gran triunfo de Claudio en Italia, debido al descubrimiento del hojaldre que él había despreciado, se disgustó tanto que terminó matándose (eso dice la crónica)

Ángelo Mosca pasaba en Florencia por ser el inventor de la pasta de hojaldre (pasta sfogliata), pero el único que sabía fabricarla era Claudio. No quiso divulgar el secreto, y la elaboraba en una cueva libre de toda mirada. Mosca dio tres días de asueto a Claudio, y los aprovechó para poner una mirilla en la cueva, a fin de aprender el secreto de fabricación. Cuando regresó tuvo sospechas, pero no halló nada. Una vez que los Moscas se hicieron con el secreto se deshicieron de él, para esto Ángelo le invito a amigablemente a acompañarle a Nápoles, viaje que Claudio aceptó complacido, pero a la entrada de la población su coche fue asaltado por cuatro individuos armados, que se llevaron a Claudio mientras Mosca quedaba libre.

El pobre Claudio fue encerrado en un subterráneo, donde le tuvieron prisionero durante tres meses, no dándole de comer nada más que algún trozo de pan en pequeñas cantidades esperando a que se muriese…a fin de cobrar la suma convenida de Ángelo Mosca. Sus guardianes que aplicaban poco en la vigilancia, Claudio aprovechó para registrar todo el subterráneo, descubriendo un poco de luz natural; la tierra estaba húmeda, y por medio de una piedra, y con sus manos, hizo un boquete y pudo escapar de aquel antro. Le costaba respirar aire puro, pero el sol le daba vida.

Llegó a Nápoles, sus piernas flaqueaban y no pudo continuar, cayéndose delante de una casa pequeña. Allí fue levantado, y cuando recobró el conocimiento se encontró en desgracia. A pesar de los cuidados la fiebre se declaró, estuvo veinte días entre la vida y la muerte. El propietario de aquella casa, hombre de corazón y humanitario, era alemán y ejercía la pintura, habiendo adquirido gran celebridad en todo Nápoles, Claudio, agradecido de tanta bondad, y no sabiendo cómo demostrarle su inmensa gratitud, ofreció servir a su bienhechor a cambio de la alimentación, casa y ropa. Claudio permaneció cinco años con su maestro. Durante este tiempo éste se aplicó en corregir sus defectos con el fin de convertirse en un gran discípulo suyo.

Murió el alemán y Claudio quedó libre. Volvió a Florencia con el fin de saborear la terrible venganza que tenía premeditada hacia los dos hermanos Mosca, ladrones y asesinos. Pero se encontró que los Mosca habían aparecido carbonizados en el terrible incendio de su establecimiento. El fuego tan sólo había respetado el letrero de la puerta, en el que Claudio pudo leer todavía “Fábrica de pasta de hojaldre Mosca Ángelo, inventor” El fuego vengó de una manera terrible a Claudio de sus verdugos, que no habían retrocedido ante un crimen monstruoso con tal de quedar como dueños absolutos de una invención que no era suya.

Cuando terminas de leer te preguntas “¿Qué hubiera pasado si…?”, son cuestiones que uno siempre se plantea porque todo en la vida tiene su historia, todo origen tiene un comienzo y un final como es el caso de la persona que lo descubrió.
Cada enseñanza que adquirimos ya sea por leer un libro, mirar una película o escuchar una historia que te deja pensativo porque es un misterio que al principio no entendemos pero a medida que pasa el tiempo nos damos cuenta de la realidad que trata de mostrarnos.

Marcelo Morales Jimenez

Fuente: El Insignia

No hay comentarios. :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...