viernes, 10 de marzo de 2017

Una cerveza de Guadalajara, la mejor del mundo

La «Imperial Russian Stout» de Cervezas Arriaca ha conseguido el premido absoluto en el «World Beer Idol», celebrado en Praga

Cuando en 2014 José Ángel Santiago y los hermanos Luis, Roberto y Jesús León crearon Cervezas Arriaca, ninguno de estos cuatro amigos y amantes de la cerveza artesana en Yunquera de Henares (Guadalajara) se podría imaginar dos años y medio después los éxitos que iban a alcanzar. El último ha sido el primer premio absoluto conseguido por su variedad «Imperial Russian Stout» en el prestigioso concurso internacional «World Beer Idol 2017», celebrado recientemente en Praga (República Checa).

Anverso y reverso de la botella de la «Imperial Russian Stout» - ABCM. CEBRIÁN Guadalajara

De este modo, se cierra un círculo porque las seis variedades de cerveza con las que cuenta Arriaca (Rubia, Trigo, Centeno, IPA, Porter e Imperial Russian Stout) han obtenido 14 reconocimientos nacionales e internacionales en su corta historia. El caso de la «Imperial Russian Stout» es paradigmático porque, según explica Jesús León a ABC, lleva apenas dos meses en el mercado y toda la producción se agotó en las dos primeras semanas, «lo que da idea del éxito que ha tenido».

«La 'Imperial Russian Stout' necesita de un periodo de elaboración y maduración de muchos meses, al tratarse de una cerveza negra muy compleja en todos los aspectos», señala Jesús León. Su idea con esta variedad era que se convirtiera en una cerveza de temporada, orientada a los meses fríos, dada su alta graduación alcohólica y matices torrefactos de café y chocolate negro, notas de vainilla, madera y frutos negros, que la hacen ideal para esta época del año.


¿Cuál es el secreto de los éxitos de Arriaca? Jesús León lo tiene claro: «El secreto es una inversión importante tanto en equipamiento como en medios, un duro trabajo, una implicación absoluta y el amor por nuestro producto». A ello hay que sumar, en su opinión, que «el sector microcervecero español ha tenido un desarrollo, una capacidad de aprendizaje y una profesionalización rapidísima, hasta tal punto que cervezas como las nuestras están copando los primeros puestos de los concursos nacionales e incluso internacionales».

Hasta ahora, según cree el responsable de Arriaca, el sector cervecero español había estado «encorsetado y acaparado por las grandes marcas, que ofrecían un solo tipo de cerveza, privando a un país como España de un producto organolépticamente muy complejo, que aporta mucho al disfrute en sí como al complemento gastronómico que ofrece».

Sin embargo, la gran revolución de Arriaca tiene que ver con el envase, ya que esta empresa de Guadalajara es la primera en España que comercializa su cerveza no solo en botella de cristal, sino también en formato lata. La razón de esta decisión responde a una doble cuestión: por un lado, anula prácticamente a los dos enemigos de la cerveza artesana, como son la luz y la oxidación, y, en segundo lugar, porque ello permite abrir nuevas líneas de comercialización en grandes superficies e incluso una mayor capacidad de exportación.

Los cuatro socios posan con las latas de Cervezas Arriaca- ABC

«En definitiva, poder llevar cerveza artesana de calidad a las neveras de la gente de manera habitual, en contra de la imagen peyorativa que ha tenido la lata en España, ya que en el sector 'craft beer' o cerveza de calidad es una tendencia al alza a nivel mundial. Por eso, nuestra intención es cambiar la percepción del consumidor español sobre este formato, sin olvidar ni denostar la botella», asegura.

En poco tiempo, los microcerveceros españoles han sido capaces de conseguir cotas de calidad que hace unos años eran impensables en nuestro país, cuya cultura cervecera es menor a la de otros países. Sin embargo, ello no se corresponde con su consumo, ya que los españoles consumen tres o cuatro veces más cerveza que vino, pero en España sí hay una cultura de vino, diferenciando denominaciones de origen, variedades y abriendo las bodegas al público. «Esto es precisamente lo que buscamos», señala Jesús León, quien cree que en el sector vitivinícola no hay tantas grandes bodegas, sino que este mundo está más atomizado y cada bodeguero lo que busca es hacer un vino mejor que el de al lado, saberlo contar y venderlo mejor.

De momento, según explica el responsable de Arriaca, en su caso están cumpliendo «casi a la perfección» su planteamiento inicial, duplicando cada año la producción y la facturación, lo que refleja el cambio de la imagen de calidad de la cerveza artesana introducido en España. La empresa ha cerrado 2016 con unos 250.000 litros de producción, aunque, gracias a la ampliación de sus instalaciones casi al doble, podría llegar a producir medio millón de litros.

¿Y ahora qué? Pues Jesús León también lo tiene claro: «Lo que tenemos por delante es mucho trabajo y apostar por el concepto I+D+i, del cual los microcerveceros somos los abanderados». Así, anuncia que Cervezas Arriaca irá sacando nuevas variedades con el fin de seguir creciendo en el ámbito de la distribución y de la exportación, sin perder de vista su nexo con la zona centro, sobre todo las provincias de Guadalajara y Madrid.

Muestra de ese nexo es la relación de esta empresa con el entorno donde se asienta, pues nació en Yunquera de Henares y todos sus miembros son hijos de esta localidad guadalajareña. El componente local de las cervezas artesanas es fundamental y, en su caso, hasta tal punto que el nombre de la marca, Arriaca, es el del antiguo asentamiento celtíbero que se localizaba cerca de esta zona de Guadalajara. ¡Lo que se han perdido los celtíberos al no poder probar esta cerveza!

Fuente: ABC
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...