lunes, 30 de abril de 2018

Cómo preparar una buena infusión con plantas medicinales

Probablemente no te hayas parado a pensar en la importancia de preparar este tipo de infusiones correctamente. Realmente es crucial seguir ciertas pautas para obtener una infusión aromática y, sobretodo, la cual conserve todas las propiedades de las plantas que la constituyen.


Si no quieres cometer errores al preparar una infusión, aquí te dejamos nuestros consejos de preparación:
Como regla general se debe de utilizar la cantidad de producto por taza señalado en las indicaciones del mismo (generalmente una cucharada pequeñas colmada por taza). Si se quiere preparar una tetera, hay que tener tener en cuenta adaptar la cantidad de acuerdo con el volúmen de agua que vamos a utilizar.
Aunque se recomienda usar agua mineral sin gas, se puede utilizar el agua del grifo, siempre que no contenga mucho cloro o este contaminada por cualquier otro tipo de sustancia. Idealmente se usaría agua del grifo filtrada.

Preparación de la infusión


1.- Calentar el agua hasta que llegue al punto de ebullición. No dejar que siga hirviendo.
2.- Verter el agua en un recipiente (tetera o taza) y añadir el producto. Si se pone directamente, sin usar ningún tipo de filtro, se debe de colar la infusión tras el tiempo de reposo. Más cómodo aún es usar filtros de papel desechables o infusores especialmente concebidos para infusiones.
3.- Tapar la infusión. Es importante taparla para que no se evapore ni los aceites esenciales ni los principios activos de las plantas que la componen.
4.- Dejar reposar. Las infusiones de plantas medicinales precisan generalmente entre 8 y 12 minutos de reposo.
5.- Retirar el filtro/infusor con las plantas o colar.

Se aconseja evitar endulzar la infusión. Si no puedes prescindir de ello, opta preferiblemente por el uso de edulcorantes naturales, tales como el azúcar moreno o la miel.


Cómo preparar una infusión helada


Durante el verano, cuando las altas temperaturas hacen que nuestro cuerpo nos pide bebidas más refrescantes, se pueden preparar las infusiones a modo de „Té helado“. Para ello recomendamos seguir los siguientes pasos:

• Preparar la infusión tal y como describimos arriba, pero en vez de preparar solo una taza, se prepara la cantidad que se beberá durante el día (3/4 l. o 1 l.) es importante asegurarse entonces que la cantidad del producto es la equivalente a la cantidad de agua.
• Una vez preparada la infusión y tras el tiempo de reposo (como siempre tapada para que no pierda las propiedades), se procede a dejar enfriar al aire para posteriormente introducirla en el frigorífico.
• Servir con hielo y si se quiere, con algo de limón.
• Atención: Si te gusta tomar la infusión dulce, se debe de añadir la miel/azúcar moreno antes de poner la infusión a enfriar, ya que en caliente se disuelve mejor.

Fuente: Vita et Natura
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...