El Gourmet Urbano: BEBER VINO MANTIENE JOVEN Y BELLA A TODAS LAS MUJERES

miércoles, 23 de junio de 2010

BEBER VINO MANTIENE JOVEN Y BELLA A TODAS LAS MUJERES

 

El consumo bajo a moderado de alcohol, especialmente de vino tinto, es bueno no sólo para el corazón de las mujeres, sino también para su cintura, de acuerdo a un nuevo estudio. La investigación comenzó analizando a casi 20.000 mujeres delgadas de mediana edad y mayores.   
En el tiempo, las que bebieron alcohol con moderación engordaron menos y fueron menos propensas a tener sobrepeso que las no bebedoras, aún tras considerar su estilo de vida y alimentación.   
El vino tinto fue el que mejor resultados arrojó para mantener el peso bajo control, comparado con el vino blanco, la cerveza y otras bebidas alcohólicas.
"Los resultados demostraron que las mujeres de mediana edad y mayores, con peso
normal y que consumen cantidades bajas a moderadas de alcohol podrían seguir haciéndolo sin engordar más que aquellas que no beben alcohol", explicó a Reuters Health Lu Wang, miembro de la División de Medicina Preventiva de Brigham and Women's Hospital, en Boston.
Varios estudios previos habían sugerido que el consumo moderado de alcohol -una o dos copas por día- puede ser un hábito saludable, en especial para el corazón.
El nuevo estudio publicado en Archives of Internal Medicine es el primero que examina la relación entre el consumo de alcohol de una persona con peso normal y el riesgo de aumentar de peso.   Todas las participantes tenían más de 39 años al inicio del estudio.  El 38 % dijo que no bebía alcohol, el 33 % aseguró que tomaba menos de 5 gramos por día (una copa contiene unos 10 gramos), el 20 % consumía entre 5 y 15 gramos por día, el 6 % entre 15 y 30 gramos por día y el 3% 30 gramos o más, es decir, de dos a tres copas por día o más.
En 13 años, la mayoría de las participantes aumentó de peso. Las no bebedoras fueron las que más engordaron, pero este incremento disminuía a medida que se elevaba el consumo de alcohol.   Las mujeres que no bebían engordaron unos 3,63 kilos, a diferencia de los 1,55 kilos que aumentaron las consumidoras de 30 gramos o más de alcohol por día.
Durante los 13 años que duró el estudio, el 41% de las participantes pasó a tener sobrepeso u obesidad. Las consumidoras de 15 a 30 gramos diarios de alcohol fueron las que menos riesgo tuvieron de tener sobrepeso u obesidad, un 30 % menos que las no bebedoras.
Wang dijo que una mujer delgada que no bebió alcohol tuvo un 43 % de posibilidad de tener sobrepeso u obesidad en 13 años, mientras que ese riesgo cayó al 33 % si bebía entre 15 y 30 gramos por día.  Las mujeres que más alcohol bebían tendían a ser más activas, a tener un peso levemente menor al inicio del estudio y a ser fumadoras con respecto al resto de las participantes.  
De todos modos, la relación entre el consumo de alcohol, el poco aumento de peso y el riesgo de engordar (sobrepeso u obesidad) se mantuvo tras considerar todos esos factores de riesgo.  
Esto sugiere que el alcohol afecta de manera independiente al peso corporal más allá de su relación con la alimentación y el estilo de vida.
“Existen varios motivos por los que el alcohol ayuda a controlar el peso”, dijo Wang a Reuters Health. En el estudio, las que más alcohol consumían comían menos, especialmente carbohidratos, lo que ya habían identificado otros trabajos.
Asimismo, está demostrado que las mujeres tienden a gastar más calorías después de beber alcohol. Gastan aún más que las calorías que aporta la bebida.
"El consumo de alcohol regular en cantidades bajas a moderadas induciría la pérdida neta de energía en las mujeres", finalizó Wang.
FUENTE: 
Estudio Ricardo E. Brizuela
Diario del Vino
Archives of Internal Medicine
Argentina.

No hay comentarios. :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...