El Gourmet Urbano: Cinco grandes platos de la gastronomía de Oriente Medio

domingo, 28 de octubre de 2018

Cinco grandes platos de la gastronomía de Oriente Medio

La gastronomía de Oriente Medio reúne distintas cocinas entre las que se encuentran la mediterránea, la influencia del Magreb, parte del recetario de Israel y, en general, los sabores árabes.

Definir con exactitud cuál es la gastronomía de Oriente Medio no es fácil, ya que no integra una serie de países definidos sino que son las condiciones climáticas y el uso de especias y productos lo que condiciona la aparición de una serie de preparaciones y platos. Aunque la mayoría de la población asociada a este tipo de gastronomía es árabe, también se da en Israel y en Armenia.


Hummus



Sin duda, uno de los platos más celebrados y famosos en el mundo entero profundamente relacionado con Oriente Medio. El hummus es una crema de puré de garbanzos cocidos, a la que se añade zumo de limón y pasta de tahini, una pasta elaborada con semillas de sésamo molidas, con líquido y sal. El hummus lleva además aceite de oliva y otros ingredientes como ajos o pimentón. El origen de esta preparación se remonta hasta el Antiguo Egipto, pero a lo largo de todo este tiempo, la receta ha variado considerablemente según el país y las modas gastronómicas imperantes.

Falafel



El falafel son unas sabrosas croquetas de garbanzos o habas, acompañadas generalmente de salsa de yogur y pan de pita. Se cree que su nacimiento está en la India, país en el que se aprecian ingredientes como el ajo y el cilantro, que también componen estas sazonadas croquetas. Para elaborar falafel no hay que cocer las habas o garbanzos, sino que se ponen en agua hasta que se ablandan y luego se trituran -con o sin piel- hasta logar una pasta, que se mezcla con las especias y el ajo. Con la mezcla se hacen unas bolas achatadas que se fríen en aceite a alta temperatura. Para evitar que la masa sea demasiado líquida y se desarme en la sartén se emplea harina de garbanzo, de trigo o pan rallado.

Lahmacun



El lahmacun es una especie de pizza compuesta por un pan plano y fino bien horneado que se corona con una mezcla de carne picada, cebolla, perejil y vegetales. Este plato está pensado para consumir en cuanto sale del horno, y está considerado un entrante sencillo y popular que también se vende en la calle. Generalmente la carne picada es de cordero, y las verduras que se emplean son zanahorias y cebollas. Para que tenga más sabor se añade ajo, un poco de tomate y un generoso chorro de aceite de oliva, además de comino y pimienta negra. Es frecuente ver servido el lahmacun con rodajas de limón y perejil.

Tabulé




El tabulé es una ensalada compuesta por ingredientes bien picados, que parte de una base de trigo bulgur a la que se le añade aceite de oliva, perejil y limón como aderezo. También lleva tomate, lechuga y hierbas aromáticas diversas. En algunos países se cambia el bulgur por cuscús, y se añaden otras hierbas como menta o cilantro, además de distintos vegetales frescos que varían según región y preferencia de sabores. Este plato está profundamente extendido en todo el mundo árabe y también entre países occidentales, en los que se ha popularizado gracias a su fresca combinación de ingredientes.

Baklava




La última de las especialidades de Oriente Medio de esta lista es un final dulce, el baklava, un delicado pastel confeccionado con una pasta de pistachos, nueces trituradas y otros frutos secos, que se pone en una masa filo untada de almíbar miel y mantequilla derretida para que las distintas capas de la masa se unan. Según el país llevará un tipo u otro de frutos secos y presentará un tamaño diferente. Este producto de confitería de Oriente Medio es, por lo general, extremadamente dulce y aromático gracias al uso de agua de azahar y canela. El baklava suele servirse junto a una humeante taza de té.

Por Lidia Caro
Fuente: Bonviveur

No hay comentarios. :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...