lunes, 29 de agosto de 2016

Normas básicas de higiene para garantizar que los alimentos que preparamos son seguros

A la hora de buscar para toda la familia una alimentación saludable en verano no hemos de olvidar las normas básicas de higiene para garantizar que los alimentos que preparamos son seguros y que minimizamos los riesgos de infección alimentaria.


Estas infecciones alimentarias (toxiinfecciones) son enfermedades que se manifiestan sobre todo con síntomas gastrointestinales como dolor abdominal, nauseas, vómitos, diarreas, calambres, fiebre..., y que se producen cuando una persona consume un alimento contaminado por bacterias, como la salmonela, E. coli...

Para prevenir infecciones e intoxicaciones es importante respetar unas normas de higiene durante la preparación y la conservación de las comidas, que ayudan a garantizar que los alimentos sean seguros.
Cuatro normas básicas para cocinar de manera segura

  1. Limpiar. Nuestra propia casa puede ser un foco de enfermedades. Los animales, la basura, nosotros mismos... podemos dispersar las bacterias que contaminen los alimentos. Por eso, antes de manipular cualquier alimento hay que lavarse bien las manos con agua y jabón, así como mantener limpia la superficie sobre la que preparamos los alimentos, cocinamos... sobre todo si se trata de alimentos crudos como carne, pescado, huevos... Las frutas y verduras tienen que estar protegidas de los insectos y, como provienen del contacto directo con la naturaleza, son alimentos que hay que lavar muy bien, sobre todo si los ingerimos crudos.
  2. Separar. Los alimentos crudos pueden contener bacterias que contaminen otros alimentos. Hay que utilizar utensilios de cocina diferentes para manipular los alimentos crudos y cocinados (o limpiarlos muy bien entre un uso y otro). También en la nevera se guardarán en recipientes separados, protegidos herméticamente. La cáscara de huevo puede contener bacterias, por eso deben separarse del resto de alimentos en la nevera.
  3. Cocer. La carne o el pescado crudos pueden contener bacterias: la ternera, el pollo, el cerdo, la merluza, el salmón... han de estar bien cocidos (mínimo a 75 grados el interior de la pieza). Hay que cuajar bien los huevos al cocinarlos, de modo que se eviten riesgo de infecciones.
  4. Enfriar. Este consejo es especialmente importante en verano. Se recomienda cocinar con la mínima antelación posible antes de comer, y cuando esto no sea posible hay que guardar los alimentos en la nevera. Hay que tener en cuenta que algunas bacterias se multiplican muy rápidamente si la comida se conserva a temperatura ambiente. Por debajo de los cinco grados o por encima de los 65, el crecimiento de las bacterias se retrasa o se detiene. La descongelación de alimentos ha de hacerse en el frigorífico un día antes o en el microondas justo antes de cocinar.
Ahora que experimentar con los alimentos y cocinar con los niños está tan de moda, no olvidemos educarlos en estas normas básicas de higiene. Es muy divertido cocinar con ellos, pero hay que hacerlo de manera segura y más si las "prácticas" son en época de temperaturas elevadas.

Les dejamos con este ilustrativo vídeo de animación, elaborado por la Agència de Salut Pública de Catalunya (ASPCAT), que nos ayuda a conocer mejor las cuatro normas de higiene para prevenir las toxiinfecciones alimentarias.




Eva Paris

Foto | iStock
Vídeo | Youtube

Fuente: Bebés y más

EVA PARIS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...