El Gourmet Urbano: Cómo disfrutar la comida festiva

sábado, 30 de enero de 2016

Cómo disfrutar la comida festiva

Diferentes estudios recomiendan alimentarse con calma y saborear adecuadamente los platos

Las gloriosas cantidades de comida que nos rodean en esta época del año hacen de las fiestas una celebración continua. Desde los distintos platos que se sirven, como el cordero, el pollo o el lechón, hasta los chocolates, tortas y postres, es un momento donde el placer y la indulgencia mandan.

Dixie D. Vereen/The Washington Post

Muchos adoptan la bacanal con todo el corazón y se olvidan de los pensamientos y las dietas saludables, mientras que otros luchan para evadir las delicias que se ofrecen y permanecer en el buen camino.

Pero la idea de que hay que elegir entre el placer y el bienestar es falsa. Existe una basta cantidad de evidencia que se enfoca en el placer sensual de la comida que puede ayudarle a encontrar un balance saludable.

Anticipar el disfrute


Resulta que simplemente imaginar el placer de las galletitas danesas antes de consumirlas puede ayudar a prevenir que una ingesta excesiva.

En un estudio de 2014 realizado en INSEAD, una escuela de negocios fundada en Francia, un grupo de investigadores determinó que la gente a la que se le pedía imaginar vívidamente el sabor, el olor y la textura de una comida indulgente, como una torta de chocolate, antes de que se les sirviera, elegían finalmente porciones más pequeñas de esa comida y la disfrutaban tanto como quienes no habían pensado en la comida antes de ingerirla.

Otro estudio, en este caso de la Universidad Brigham Young, concluyó que pensar en la comida tomándole fotos y evaluándola, activa la memoria sensorial de la experiencia de comerla que proveen una medida de satisfacción. Los sujetos, entonces, no necesitaban consumir tanto para sentirse satisfechos.

Así que antes de ir a una recepción o comida familiar, intente imaginarse los
alimentos que espera encontrar allí. Conjurar los aroma, texturas y cómo se verán y sabrán. Piense sobre la preparación y cómo cree que estará servido. Puede investigar con fotos de libros de cocina, imágenes en redes sociales o retratos de fiestas anteriores para ayudarse a formar una idea más completa. Puede encontrar la satisfacción sin tener que atiborrarse de comida.

Pare y saboree


Para obtener el mayor placer de una comida, reduzca la velocidad en lugar de comer en grandes porciones sin pensar. Emplee todos sus sentidos para experimentar completamente el disfrute y cómo lo hace sentir.

Antes de comer, mire atentamente la comida, apreciando los colores, las texturas y la presentación, e inhale y disfrute su agradable aroma. Cuando le de un mordisco, mastique bien, permitiendo que todos los sabores se liberen.

Acercarse a la comida de esta forma no solo produce un mayor placer al comer, sino que también ayuda a moderar el ritmo y consumir menos en general. Los estudios muestran que cuando la gente come más lento, tienden a consumir menos calorías y sentirse igual de satisfechos.

Según un estudio publicado en el Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, esto puede ser, al menos en parte, a causa de que comer más lento produce más hormonas intestinales asociadas con la sensación de estar lleno.

Comer más lento incrementa el placer de la comida y también ayuda a seguir sintiéndose bien después porque es menos probable pasarse de comida y estar incómodo. ,Y además, masticar bien hace que todo el proceso digestivo funcione mejor.

Comer un poco, luego tomarse un descanso


Algo clave para los amantes de la comida es recordar que el placer hedonista que recibimos de una comida en particular no se incrementa con porciones más grandes.

En realidad, experimentamos algo que los científicos llaman "saciedad específica sensorial", en la que luego de comer algo, por un rato nuestro disfrute de ese producto se reduce.

Para obtener el mayor placer de cada mordida, es mejor consumir porciones pequeñas y hacer una pausa de algunos minutos luego de comer para dejar que se registre completamente que nuestro deseo ha sido satisfecho.

Así que para aprovechar al máximo el disfrute y la alegría de la comida de las fiestas sin pasarse, es mejor tomarse un momento de anticipación e imaginarse comiendo el plato favorito, servirse una porción pequeña de eso y disfrutar cada bocado. Entonces, a continuación, sentarse, relajarse y dejar que todo ese placer se haga sentir.

Fuente: The Washington Post

No hay comentarios. :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...