martes, 13 de marzo de 2018

Apuestan por el geisha, “el champán de los cafés”

Una finca cambió el tradicional borbón por otras variedades de especialidad. La apuesta son los granos como el geisha, que se ha vendido en $601 la libra, el mocca, el maragogipe, el tabi, el kenya y el típica.

En la cordillera Apaneca-Ilamatepec, la finca La Pacaya está apostando por variedades de café de alta calidad, pero que no son las tradicionales que se siembran en El Salvador, como el borbón y el pacas. Entre estas está el geisha, que el año pasado alcanzó un precio de venta de $601 por libra.

Apuestan por el geisha, “el champán de los cafés”


“La diversidad genética es llegar desde lo más sencillo, como un catimor, hasta el champán de los cafés, que es el geisha; el café más vendido en el mundo es por supuesto, un café de origen”.
Julio Márquez, director ejecutivo de Lean Coffee Management

Julio Márquez, de Lean Coffee Management, que administra La Pacaya, explicó que cuando los precios internacionales del café empezaron a caer se fue haciendo más evidente la necesidad de apostarle a un cultivo de más calidad, así como a la diversidad genética, “desde tener un catimor, hasta tener el champán de los cafés, que es el geisha”.

Apuesta. La pacaya busca producir cafés que ya no se están cultivando en el país, como el típica, así como producir geisha. Foto de LA PRENSA/Ángel Gómez

El World Coffee Research (WCR) define al geisha como una variedad que “tiene una calidad excepcionalmente alta a gran altura”; se origina como una variedad local del etíope propia a Panamá. El catador Juan Carlos Pérez la describe con elementos de dulzura, claridad y un sabor que puede variar desde bayas, cítricos, mango, papaya, melocotón, piña, guayaba y jazmín. También se reconoce por su distintivo sabor a aceite de bergamota y cáscara de naranja.

La variedad encontró detractores que señalaron que tenía gustos más similares al té, pero ha encontrado una gran fama en los mercados más especiales.

Diversidad. Lean Coffee señala que el país debe apostar por la diversidad genética, es decir, tener una amplia gama de variedades desde las más resistentes hasta las más especiales.

Juan Márquez, también de Lean Coffee, explicó que en los mercados el origen es un elemento importante. Es decir que un geisha salvadoreño “no se va a pagar igual que el panameño”, pero sí va a encontrar un precio alto si tiene las características.

De hecho en otra finca de la zona, Lean Coffee produce geisha, pero para semilla y ha vendido la libra a $100 a productores salvadoreños, guatemaltecos y nicaragüenses.

Agregó que algunos caficultores han intentado comprar en Panamá geisha para sembrar, pero les han vendido semillas viejas o de otras variedades.

Otros detractores de la variedad también han señalado que produce poco, con lo cual se vuelve caro. Según Lean Coffee, el bajo rendimiento es un mito.

Desarrollo. Señalan que el desarrollo del cafetal es clave para lograr una buena productividad, puesto que no todas las variedades son iguales.

El WCR registra al geisha como de un potencial de calidad excepcional, rendimiento medio, requerimientos nutricionales medios y que requiere de varios años para cosechar. El grano es además tolerante a la roya, pero es susceptible a otros problemas: la antracnosis y los nemátodos.

Al café en La Pacaya se le hizo una sola aplicación para combatir la roya y la planta no ha sido afectada. Señala que esto también está relacionado con el clima de la zona, puesto que la finca se mantiene templada y la plaga necesita para fortalecerse de “amplitud térmica”, es decir, de un cafetal en donde la temperatura cambie bastante.

Lean Coffee no está apostando solo por el geisha, sino más variedades de alta calidad, incluyendo algunas que se sembraban en El Salvador, pero que se dejaron de sembrar cuando muchos optaron por el borbón, una de las variedades más tradicionales.

Altura. Uno de los factores a tomar en cuenta es el efecto del cambio climático, que ha modificado las condiciones, aun en altura.

De hecho, La Pacaya, de 70 manzanas, es óptima para el borbón, pero Lean Coffee buscaba “salir de lo tradicional”, por lo que establecieron lotes de 5 manzanas con las variedades mocca, tabi, kenya, típica y maragogipe. Julio explicó que algunas de estas variedades le dieron al país mucha fama, aunque son consideradas poco productivas.

El maragogipe, por ejemplo, es la variedad que se cruzó con el pacas, de origen salvadoreño, para crear el renombrado pacamara.

El mocca, que obtuvo su nombre por el puerto en Yemen de donde se transportaba, tiene buena fragancia con toque salado y dulce, así como notas a cacao y cítrico, según el catador. Esta variedad tampoco se produce mucho puesto que es de tamaño pequeño; empero, con las condiciones adecuadas, Lean Coffee ha logrado un grano de mejor tamaño.

$100
es el precio en el que han vendido la libra de geisha producido en El Salvador para siembra.

$601
es el precio de venta por libra que alcanzó en una subasta el geisha de Panamá el año pasado.

Por Javier Orellana

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...