Buscar en este blog

Google
la Web El Gourmet Urbano

viernes, 25 de julio de 2014

La tortilla que vino de Persia

Durante siglos, en la vieja Castilla se hizo un gran consumo de escabeches. Después de todo, el escabeche era una forma fácil y sabrosa de conservar los alimentos, sometidos a la acción desinfectante del vinagre.

 

Tortilla de patata y cebolla.JPG«Tortilla de escabeche» por asolers - Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons.

 

Parece que el origen del escabeche, al menos etimológicamente, estaría en Persia; de allí, en manos árabes, habría llegado a Al-Andalus, desde donde se expandió por España. Si es o no original de Persia o, como tantas otras cosas, vino de más lejos, averígüelo, Vargas.

10 Propuestas Gastronómicas para disfrutar este verano en España

1. Visita alguna playa paradisíaca y prueba la gastronomía local.
¿Has probado el espeto? Pescado recién pescado y preparado que en el sur podrás comer en formato espeto, pero que puedes degustar en cualquiera de los pueblos pesqueros, lonjas y mercados locales. Si no sabes que playa escoger quizás la aplicación de Traveler España que recoge 150 playas españolaste puede servir de ayuda.

 

2. Descubre algún chiringuito a pie de playa
Los chiringuitos son el deporte nacional en verano. Lugares donde comer o tomar una sangría, tinto de verano o cerveza fresquita. Tienes chiringuitos tranquilos y familiares y opciones más nocturnas y animadas. Busca tu opción y disfruta de las vistas y puestas de sol. Las Baleares son una apuesta segura, pero una reciente apertura en Valencia puede ser también tu paraíso para este verano 2014. Descubre Cala Bandida en Jávea y su chiringuito a pie de playa.

 

calabandida

 

3. Disfruta del terraceo y del aperitivo español
Si visitas España en verano tienes que tomar un aperitivo en alguno de sus bares y terrazas. Relájate en cualquier terraza urbana de pueblos y ciudades tanto de interior como de costa que abren durante la época estival. Es una de las opciones más animadas para disfrutar del buen tiempo con amigos. En Barcelona una terraza que no debes perderte es Martínez, desde donde disfrutarás de una vistas increíbles de la ciudad.

jueves, 24 de julio de 2014

Marida cerdo y vino por Ángel Rivas

Después de la res el cerdo es una de la carnes más utilizada para parrillar, y además de múltiples formas de llevar su sabor al grill hay diferentes tipos de vinos para acompañar estas preparaciones.
Parrillar consiste en cocinar la carne directamente sobre la flama, y el cerdo, al igual que el pollo, tiene poca grasa intramuscular por lo que necesita de marinadas o untos para que guarde su humedad. Dicho esto, el sommelier Francisco Rodríguez hace sus sugerencias entre vinos y recetas con cerdo.

Cochinillo_asado-MadridFoto: Wikipedia

"Las chuletas parrilladas con adobo por utilizar chiles pasilla y guajillo no suelen ser muy picantes, pero necesitan una etiqueta que tenga suficiente frutalidad y tanicidad para soportar estos condimentos. Se puede elegir un Cabernet Franc francés o uno estadounidense con más aporte tánico.

"Un unto que se le puede agregar al lomo de cerdo es el café de tostado medio y molido que al parrillarse le aporta algunas notas ahumadas, además de las achocolatadas del aromático. Para una preparación atípica considero que un vino poco común con un toque de Pinotage sudafricano le aportará las notas tostadas. Es necesario que se trate de una etiqueta con suficiente barrica", sugirió.

Vinos calientes: ¿qué son y cómo prepararlos?

En los fríos inviernos de Europa, los romanos inventaron una receta para beber el vino caliente y fortalecer a sus legionarios. Aún se lo consume. Cómo prepararlo.

 

Cuando aprieta el frío, cuando la nieve y el lodo se funden en un interminable charco oscuro como la noche, cuando cae el sol y el hielo crece como ajugas bajo la piel, pocas cosas resultan más reconfortantes para el cuerpo que un trago caliente. Puede ser chocolate, sopa de cebolla o mejor, un rico y especiado vino caliente.


 

Vino caliente

Eso lo saben de memoria los europeos. En sus tierras vínicas, cada país tienen una receta especial para su vino caliente y también un nombre: en Francia se lo conoce como “vin chaud” (vino caliente), en Hungría como “forralt bor” (vino quemado), Alemania “glühwein” (vino encendido),  se dice “glögg” en Escandinavia, mientras que los italianos del Norte lo llama “vin brulé”. Cualquiera sea el nombre, una cosa es segura: a la hora de calentarse las manos y el cuerpo, todos recurren al vino.


Ahora bien, una copa de tinto caliente, lo sabemos todos los que hemos bebido en nuestros veranos tórridos, es algo así como un trago de alcohol con duras asperezas de taninos, sumado a una acidez mordiente. ¿Cómo se consigue que el vino, más allá del deseado efecto de la temperatura, sea algo agradable?

 

La receta universal

Gastronomía Urbana: #foodblog Maridar cerdo con vino? consulta en nuestro blog hoy #impelable

via Instagram http://ift.tt/1mJZEp6

¿Por qué el vino se cata y las comidas se degustan?

El vino tiene su propio lenguaje. Y lo curioso se que se usan palabras de cierta importancia que no aplican a otros productos. Catar es la más distinguida. Y en esta nota te explico por qué.

 

El vino es antiguo. Tanto, que muchas de las palabras que lo nombran son tan latinas como el las colinas de Roma o el río Rubicón que cruzó César. Ese es el caso del verbo “catar”, que en el mundo del vino se emplea específicamente para distinguir el acto de beber de aquel más sesudo, y preciso, de juzgar un vino.

 

degutasndo


En términos etimológicos catar deriva del verbo latino “captare”, que se empleaba en tiempos del imperio para definir buscar o tomar, retener algo, desde una idea a una sensación. Y lo curioso del caso, es que la misma raíz define palabras como catalejo, que aplica a encontrar algo y explorarlo.


Sin embargo, mientras que el vino se cata las comidas se degustan. Nadie habla de catar un raviol o catar una lechuga, por la sencilla razón de que el producto al que refiere no es complejo ni está lleno de detalles como el vino. De ahí que sólo blancos y tintos, rosados y espumantes, fortificados y tardíos aplican a la ajustada y a la vez completa acción de la cata. Y ahora bien: ¿qué significa catar un vino?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...